Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 8 Mayo, 2008

NOTA DE TANO


Nueva York- Mientras disfrutamos de un corto periodo de vacaciones en esta metrópoli a la que uno no se cansa de venir y jugándose hoy el tercer y último partido de la serie entre Yanquis e Indios, deseo regresar con mi mente a Costa Rica para aplaudir la firme decisión del presidente de la Federación Costarricense de Fútbol, Eduardo Li, de cortar vínculos y relaciones con el Comité Olímpico Nacional.
“Voy a retirar al fútbol de las competencias del ciclo olímpico”, expresó enardecido el jerarca del fútbol, después de ser testigo de los bochornosos sucesos acontecidos en la sede del CON en la última asamblea.
Supuestamente don Eduardo quiso ser comprado con una oferta de más de $20.000, dinero que aparentemente el CON le debía a la disciplina del fútbol, después de la participación de este deporte en los Juegos Panamericanos en Brasil.
La decisión de Li de romper vínculos con el olimpismo criollo es ejemplarizante y aleccionadora y debería servir de reflexión para otras asociaciones y federaciones que siguen plegándose a los caprichos y decisiones arbitrarias de la cúpula del olimpismo nacional para pagar favores.
Ya vimos en la sede del CON en Coronado, esa noche de la vergonzosa asamblea, a varios dirigentes y deportistas de diferentes ramas; atletas, entrenadores, ex jugadores, que llegaron con la cabeza baja y salieron por la puerta de atrás, sin dar por su propia vergüenza declaraciones a los periodistas presentes, obligados a presentarse para votar por el jerarca, con esa etiqueta corrupta que a varios de ellos les cuelgan con urgencia de miembros permanentes.
Los presentes observaron a varios personajes vinculados con el deporte nacional, que se apersonaron para pagarle un favor al jerarca en decadencia.
Solidaridad olímpica paga y ofrece cursos, seminarios y viajes de capacitación a los atletas por todo el mundo; muchos costarricenses se han visto beneficiados con esos estímulos y regalías. El CON los ha enviado a diferentes partes del orbe y uno debe suponer que cada entrenador, que cada dirigente, que cada deportista que se ha hecho merecedor a este estímulo, es porque se lo merece y se lo ha ganado.
La beca a España, Grecia o Miami no es un regalo del jerarca del CON; este no la paga con su dinero, de manera que a él no se le debe nada.
Si para recibir y disfrutar de una beca de Solidaridad Olímpica, el beneficiado en este país tiene luego que pagar el favor y devolverlo con un voto a favor del que movió los hilos para otorgársela, es mejor rechazarla.
La dignidad, los principios y los valores de un ser humano no se pueden vender por un viaje al extranjero. Si como deportista valgo lo que cuesta un viaje a Europa o Canadá soy menos que barato.
Honestamente no valgo como ser humano; nada.
Pobrecitos, qué pena dan. Caminan agachados.
¿Por qué será?

[email protected]