Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Miércoles 7 Mayo, 2008

NOTA DE TANO


Nueva York- Ayer se inició la serie entre los Yanquis y los Indios aquí en el Bronx.
Recordábamos en nuestra nota del pasado martes que un grupo grande de compañeros de colegio vivíamos muy cerca, entre los barrios de La Dolorosa y Los Angeles.
Fernando Acón, Fernando Aronne, Luis Cartín, Roberto Cañas, Guillermo Constenla, Fernando Fajardo, Juan Eloy González, Francisco y Fabio Pérez, Carlos Retana, Carlos Salas, Francisco Sánchez y este columnista, éramos vecinos de barrio y barra y compañeros en el colegio, la mayoría seguidores del Saprissa y la Liga, pero además, yanquistas y dodgers. Yo era un bicho raro, fanático de los Indios, que fueron a la Serie Mundial en 1954 y resultaron apaleados 4-0 por los Gigantes, entonces de Nueva York.
Cuando llegaba la Serie Mundial en octubre, los que vivíamos por la Dolorosa subíamos al bus Sabana-Cementerio en la esquina sur de la iglesia. El bus tomaba rumbo oeste y hacía parada al frente del viejo colegio Los Angeles y ahí subía el resto de la tropa.
Todos íbamos dentro del bus pegados de oído a la emisora que transmitía la Serie Mundial con Buck Canel, Felo Ramírez y Mesie La Cavalerie (supongo que lo he escrito mal).
Entonces, desde esa época, años 1955-1960, nace el amor y la fidelidad hacia este deporte, hacia el béisbol de Grandes Ligas, germina y se fecunda la rivalidad entre los compañeros yanquistas, bien “repugnantes”, porque se han acostumbrado a ganarlo todo y este pobre indio mal acostumbrado a llevar palo.
Les cuento que en el último partido que presencié con Fabio el año pasado, ganaban los Indios 6-2 en el cierre de la novena entrada, con dos outs y al cerrador de la Tribu Borowski, los bombarderos le anotaron seis carreras, incluyendo jonrón de Alex Rodríguez, para que los Yanquis barrieran la serie.
Comprenderán las “chotas” de mi amigo y compañero. Ahora, otra vez estamos mirando nueva serie y disfrutándola sin que importe mucho el resultado.
Incluso he viajado a Nueva York a mirar a unos Indios que prácticamente están en la calle; no han podido amarrar porcentaje de .500 en la joven temporada y que antes de esta serie de tres juegos en el Yanqui Stadium, venían de perder tres juegos en fila, uno contra los Marineros y dos frente a los Reales.
El ganador del Cy Young de la temporada anterior, el zurdo C.C. Sabathia, suma solo una victoria y cinco derrotas esta campaña, con promedio de carreras limpias permitidas (era) de 7.51. Rafael Betancourt, ahora cerrador tras la lesión de Borowski, la temporada anterior solo permitió cuatro jonrones y en esta ya le han conectado los mismos cuatro en un mes, con (era), 6.39.
Y en la caja de bateo, la Tribu ha sido un desastre y solo uno de sus beisbolistas supera los .300 de promedio, el receptor Víctor Martínez .347. El bateador designado, Travis Hafner, batea para .209, un caos y así todo el equipo.
Pero aquí estamos de fiebres para ver qué pasa.

gpandolfo@larepublica.net