Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



NOTA DE TANO


NOTA DE TANO

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 25 abril, 2008


NOTA DE TANO


El partido para el Cartaginés es dificilísimo.
Se va a enfrentar en Guápiles con un fantasma, un fantasma que depende de sí mismo para evitar el descenso y que, aunque miles crean lo contrario, tiene muchos puntos a su favor para lograrlo.
El principal aliado del Santos es su falta de protagonismo; las portadas y titulares de las últimas fechas han sido acaparadas por el Cartaginés, su máximo rival en la lucha por la permanencia. Del equipo de Marvin Solano no se sabe nada; del de Juan Luis Hernández, todo.
Y esto, puede traer consecuencias.
Santos sabe que si gana sus dos últimos partidos en casa, se salva; la tortilla ha dado vuelta; el Cartaginés hizo estragos en su patio y ganó todos los partidos que tenía que ganar. Ahora le toca abandonar su cueva. Todo lo contrario, el Santos se atrinchera en su parcela para el cierre de competencia, con un saldo negativo en lo aritmético porque sigue sin ganar a pesar del cambio de entrenador, pero ha sido notoria la mejora del equipo y sobre todo, que se dio la comunión entre técnico y jugadores, rota en el periodo de Ronald Mora.
Reconociendo, porque se lo merece, el extraordinario trabajo hecho por Hernández Fuertes en el Cartaginés, a todo nivel, futbolístico, técnico, táctico, físico, motivacional y otros, nadie debe desestimar a su colega Marvin Solano, gran estratega del juego y con capacidad probada en varios equipos de primera y segunda división. La paciencia, tolerancia y el sano equilibrio que ofrece don Marvin en su trabajo lo hacen merecedor de todo el respeto del entorno futbolero criollo, y debe preocupar a los brumosos la seguridad de Solano desde que asumió la parte técnica del Santos, cuando sentencia que mientras dependan de ellos mismos el equipo no bajará.
A pesar de que en nuestros pronósticos condenamos al Santos al descenso y lo dijimos cuando le llevaba amplia ventaja en puntos tanto a celestes como brumosos, si nos ponen a señalar un favorito para el juego del domingo en el Ebal Rodríguez, nos apuntaríamos a los anfitriones.
Nos preocupa la euforia brumosa y respetamos mucho la reserva guapileña; algo serio se está tramando a lo interno del Santos en sus sesiones de entrenamiento. Su nómina es de respeto y ha crecido en rendimiento en las tres últimas fechas.
En la otra acera, Juan Luis ha sido contundente en que aún no se ha ganado nada y que dentro de tanta victoria de los cartagos, su gran logro ha sido abandonar el último lugar de la tabla, ahora propiedad exclusiva de su próximo rival, pero la gran conquista, la permanencia, es aún tarea pendiente.
La delegación de la Vieja Metrópoli debe manejar muy bien el control de sus emociones en este juego crucial en Guápiles. Los antecedentes frescos y recientes lo marcan como favorito pero la actualidad no juega.

[email protected]