Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 24 Abril, 2008

NOTA DE TANO


Continúa la Asamblea del Comité Nacional Olímpico (CNO) en la sede oficial de la organización en Purral.
Presente el señor John Rógger Smith, miembro de la comisión de vigilancia del comité olímpico de los estados unidos californianos, sur y norte, enviado por el comité internacional para avalar y supervisar este cónclave.


Antes de entrar a conocer la agenda, es bueno informar a los asambleístas de las cuatro disciplinas que abrumadoramente nos respaldan: ajedrez, racquetbol, tiro y bádminton, que los cuerpos de vigilancia de la sede del CNO en Purral, han identificado a los dos antisociales que se saltaron la tapia del edificio, burlaron el ataque de nuestros perros, envenenándolos con unos camarones podridos que previamente compraron en el restaurante “La reina terrestre” y se metieron en la oficina de Adriano en busca de documentación oficial, con la que pretendían deslegitimar esta magna asamblea olímpica.
Cubiertos con pasamontañas, el par de “cacos” cayeron en manos de nuestras fuerzas de seguridad privadas y ¡vaya sorpresa!, al descubrir el rostro de los invasores, comprobamos que era una pareja, una mujer y un hombre.
Trasladados a la comisaría de Patio de Agua y analizando sus huellas dactilares, no digitales como dice Adriano, se comprobó que se trataba de Silvilla y Henricote, sin domicilio fijo, aunque la primera fue ubicada cerca de Los Yoses debajo del puente de la Hispanidad.
Se supone que este fue el último paso del débil movimiento que lidera la competencia, con solo 26 federaciones a su favor en contraposición con las cuatro nuestras, en procura de impedir la celebración de esta asamblea, en la que se ratificará una vez más el nombre de Georgenello como presidente del CNO hasta 2047.
Debido a la renuncia de varios de nuestros miembros permanentes y antes de proceder a la elección, le informo a la asamblea y desde luego a don John, que el cuerpo de cocineras de esta sede tendrá derecho a voto, porque le prepararon un almuerzo muy sabroso ayer, precisamente al delegado Smith.
Según la carta olímpica, el presidente en ejercicio de este comité (o sea YO), puede nombrar como miembros permanentes con derecho a voto, a todo aquel funcionario que dentro de estas instalaciones ejecute actos de solidaridad olímpica y el gallo pinto con huevos y natilla coronadeña que le dieron al señor Smith fue fabuloso.
“Dad de comer al hambriento”, dijo una vez nuestro líder Saramancha y eso hicieron precisamente nuestras cocineras, hoy gracias a su solidaridad, miembros permanentes de esta asamblea.
Son dieciséis cocineras.
Se abre la votación.

gp[email protected]