Norcoreano Kim usa amenaza nuclear en busca de prestigio local
Kim Jong, presidente de Corea del Norte, dispuso tres lanzamientos de cohetes de largo alcance en menos de cinco años, mientras que a su padre le llevó más de diez años lanzar la misma cantidad. Bloomberg/La República
Enviar

 La comunidad internacional busca ajustar las clavijas a la economía de Corea del Norte, pero al estar Kim Jong motivado por su búsqueda de prestigio en el plano local, el endurecimiento de las sanciones de las Naciones Unidas podría no afectar sus ambiciones nucleares.
Horas después de que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara por unanimidad sanciones contra los bancos, las exportaciones de minerales y los barcos de carga de Corea del Norte, el país lanzó una serie de proyectiles de corta distancia.
Kim ordenó a sus tropas que estuvieran listas para lanzar ojivas nucleares en cualquier momento, según medios estatales.
Su régimen ya había instado a la población a prepararse para el impacto de las sanciones y había pedido una mayor autosuficiencia económica.
Lo que subyace en la actitud desafiante de Corea del Norte –como lo demuestran la prueba nuclear de enero y el lanzamiento de un cohete de largo alcance en febrero- es el objetivo de Kim de obligar al mundo a reconocer a su país como potencia nuclear.
Eso podría asegurarle un lugar en los anales del régimen familiar de Kim y el respeto de la elite, incluidos los jefes militares. También lo ayudaría a consolidar el poder que ha buscado ante todo por medio de una serie de purgas.
“Parte de la prueba nuclear y de la actividad de lanzamiento de cohetes se relaciona con el fortalecimiento del perfil interno de Kim Jong Un”, dijo Michael Madden, editor del blog North Korea Leadership Watch y colaborador de 38 North, un sitio web de la Universidad Johns Hopkins.
“Buena parte de la veneración que lo rodea es para el público interno, en especial para el adoctrinamiento de determinados sectores de la población”.
Kim tomó el control del ejército de 1,2 millones de efectivos de Corea del Norte al llegar al poder tras la muerte de su padre, Kim Jong Il, a fines de 2011.
Ha consolidado su capacidad de control mediante purgas, la última de las cuales fue la ejecución de su jefe de Gabinete a principios de febrero, según el gobierno de Corea del Sur.
La destitución de altos funcionarios ha creado una sensación de temor en la elite y ha llevado a la deserción de importantes figuras, según un informe del brazo de inteligencia del Ministerio de Defensa de Corea del Sur.
Ahora Kim tiene por delante la tarea de convertir ese temor en una auténtica lealtad, dijo.
Una forma de hacerlo es pulir su imagen con logros nucleares. Kim ha supervisado dos de las cuatro pruebas nucleares de Corea del Norte y ha reformado la constitución a los efectos de sentar las bases del país como potencia nuclear. Dispuso tres lanzamientos de cohetes de largo alcance en menos de cinco años, mientras que a su padre le llevó más de 10 años lanzar la misma cantidad.


 


 


Ver comentarios