Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



GLOBAL


Netanyahu prepara estrategia para próximas elecciones

EFE | Miércoles 03 diciembre, 2014



Netanyahu prepara estrategia para próximas elecciones

Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí cesó a Yair Lapid, ministros de Finanzas y Tzipi Livni de Justicia, en una decisión con la que ha puesto fin a su tercer Gobierno y que conducirá a Israel a elecciones anticipadas en marzo o abril.
"Livni y Lapid han intentado sabotear mi Gobierno. o toleraré más oposición desde dentro. Los ciudadanos merecéis un Gobierno nuevo, estable y amplio", dijo Netanyahu.
Ambos torpedearon las tres políticas más importantes de su Gobierno: luchar contra "el programa nuclear de Irán", conseguir que "los palestinos reconozcan a Israel como Estado judío" y "seguir construyendo en Jerusalén" este, que los palestinos reclaman como capital de su futuro Estado, según el primer ministro.
"Es difícil hacer todo lo que hay que hacer por el bienestar de los ciudadanos (israelíes) con esta coalición" fragmentada, agregó Netanyahu al anunciar que recomendará al Parlamento un proceso electoral "lo antes posible".
La Cámara estudiará mañana el proyecto de ley preliminar para su disolución y el lunes próximo estará aprobada la ley, con lo que pondrá fin a una de las dos legislaturas más cortas de la historia política israelí, según los medios locales.
Las elecciones se celebrarán el próximo marzo, o a más tardar principios de abril, pero sin que previsiblemente se resuelva el grave problema de gobernabilidad que afecta a Israel, según advierten los analistas.
El Likud de Netanyahu, que volvería a ganar, sólo obtendría 22 de los 120 escaños, según una encuesta del Canal 10, y requeriría alianzas con al menos otros cuatro partidos.
El principal beneficiado sería Naftalí Bennet, líder del partido ultraderechista y procolono "Hogar Judío", que subiría de sus actuales doce escaños a 17 y podría convertirse en el principal socio en una futura coalición parlamentaria que se apoyaría también en los ultraortodoxos.
Lapid, identificado con el laicismo, acusó ayer al primer ministro de "no tener en cuenta el interés nacional", de "conducir al país a unas elecciones innecesarias que perjudicarán a la economía nacional" y de destituirlo para aliarse con sus eternos rivales políticos.
De vencer, la próxima coalición de Netanyahu será mucho más derechista que la actual y quedará supeditada a una serie de partidos nada propensos a lanzar un proceso de paz con los palestinos.
Livni consideró ayer que el Gobierno israelí ha quedado en manos de "fanáticos extremistas" y que, para evitarlo en el futuro Gobierno, tanto su partido como el de Lapid -para el que el sondeo prevé un sonado desplome electoral- deberán plantearse la creación de un "frente" que abogue por la moderación.
Se trata de una iniciativa, ya en marcha, para unificar sus partidos con el Laborismo y tratar con ello de arrebatar el poder a la derecha nacionalista.

Jerusalén/EFE