Enviar
Epoca de fiesta opaca presión popular contra plan fiscal
Navidad distrae sobre nuevos impuestos

Mayoría de protestas se haría en enero para evitar segundo debate de proyecto

En medio de los aires navideños, los tamales, el aguinaldo y las reuniones familiares, los legisladores avalarían en primer debate el proyecto de solidaridad tributaria, el cual establece nuevos gravámenes para casi todos los bienes y servicios.
Y aunque en otros momentos, eso hubiera sido más que suficiente para organizar paros y huelgas contra un paquete tributario, a estas alturas es poco lo que se puede hacer, indican líderes sindicales y opositores al proyecto, “ya que la gente está imbuida del ambiente navideño”.
Quizá por la lentitud con que se toman decisiones en el Congreso, quizá por estrategia política, los trámites legislativos fueron empujando el proyecto de ley hasta diciembre, a pesar de que en setiembre anterior, el Gobierno y el Partido Acción Ciudadana (PAC) acordaron aplicarle una vía rápida.
Ante este panorama, los opositores al paquete tributario confían en que durante el mes de enero, una vez que el proyecto haya sido aprobado en primer debate, se logrará crear la presión popular necesaria, para traerse el paquete fiscal abajo.
Durante el primer año de aplicación del paquete tributario, se estima que la inflación aumentará entre un 4% y un 6%, de acuerdo con el Banco Central de Costa Rica.
El encarecimiento del costo de la vida, se producirá principalmente por la aplicación del Impuesto al Valor Agregado (IVA), el cual gravará con un 14%, prácticamente todos los bienes y servicios. Esto significa que a pesar de las exoneraciones aprobadas en comisión, se podría presentar un efecto dominó que amenaza con afectar el bolsillo de los costarricenses.
A pesar del impacto en la economía nacional y familiar, es poco probable que la gente se tire a la calle a protestar, cuando ha recibido el aguinaldo y espera disfrutar de varios días en familia.
“Es muy probable que el plan fiscal se llegue a aprobar en la oscuridad de la noche, con vientos navideños y sin la presencia de grupos opositores. Yo veo muy difícil movilizar la gente en estos días, ya que no se podría llevar a la calle a la gente necesaria para hacer cambiar de opinión a los diputados que están a favor del proyecto”, expresa Albino Vargas, secretario de la Asociación Nacional de Empleados Públicos.
El plan fiscal es el proyecto estrella del Gobierno y su objetivo es luchar contra el déficit fiscal. Por esta razón, el Poder Ejecutivo tiene como meta aprobar dicho proyecto de ley lo más rápido posible.
En ese sentido, un trámite acelerado fue avalado por la mayoría de legisladores en setiembre, ya que de lo contrario, el proyecto pudo haber sido sepultado en la comisión especial respectiva, por miles de mociones, resoluciones y obstáculos interpuestos por los opositores al proyecto.
Sin embargo, los mecanismos legislativos son muy flexibles, por lo que los diputados favorables a la iniciativa, pudieron haber usado el reglamento del propio Congreso, para adecuar el proyecto al mejor momento del año, es decir, cuando la gente tiene la guardia baja como sucede en diciembre.
La preocupación del Ejecutivo por aprobar el plan fiscal este final de año, haría que los legisladores sesionen hasta el 29 o 30 de diciembre.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios