Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


NASA elige a compañía comercial como aliado para misión en Marte

Bloomberg | Jueves 18 septiembre, 2014

Mediante este acuerdo, se promoverían los esfuerzos para llevar a los turistas más allá de la atmósfera de la Tierra. Bloomberg/La República


NASA elige a compañía comercial como aliado para misión en Marte

Con un pequeño paso, la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por su sigla en inglés) dio un salto gigante hacia la realización de una misión tripulada a Marte.
La agencia otorgó a Boeing Co. y a Space Exploration Technologies Corp. de Elon Musk $6.800 millones para transportar astronautas a la Estación Espacial Internacional, reanudando los vuelos espaciales tripulados de Estados Unidos.
Desde que la NASA retiró la flota de transbordadores espaciales en 2011, los astronautas estadounidenses han confiado en los cohetes rusos para alcanzar la órbita.
El anuncio fue un hito ya que era la primera vez que EE.UU. entregaba la responsabilidad a empresas comerciales para que los seres humanos vuelen al espacio, promoviendo los esfuerzos para llevar a los turistas más allá de la atmósfera de la Tierra.
"SpaceX es el nuevo chico de la cuadra, pero demostró sus capacidades muy rápidamente", dijo Marco Cáceres, director de estudios espaciales en Teal Group, una consultora con sede en Fairfax, Virginia. "A SpaceX le encantaría ser la primera empresa comercial que aterriza sus propios astronautas privados en la Luna y, finalmente, seguir hacia Marte".
Boeing recibirá un máximo de $4.200 millones y SpaceX obtendrá hasta $2.600 millones, mientras que un tercer contendiente, Sierra Nevada Corp., fue excluido del contrato, según el acuerdo
Las cápsulas de Boeing y SpaceX deberían comenzar el vuelo tripulado en 2017, sustituyendo con el tiempo el uso exclusivo de NASA de los cohetes Soyuz rusos para transportar personas a la estación. Ese arreglo cuesta alrededor de $70 millones por asiento y se enreda en las tensiones sobre la crisis en Ucrania.
NASA está trazando una nueva dirección 45 años después de enviar seres humanos a la luna y apoya a la industria privada para misiones humanas cerca de la Tierra con naves reutilizables mientras se centra en viajes lejanos como Marte.
La agencia espacial está preparando los primeros cohetes para enviar a seres humanos más allá de la órbita terrestre baja en cuatro décadas.
"Marte -allá vamos", dijo ayer Charles Bolden, administrador de la NASA.
Es un objetivo compartido con Musk, el máximo responsable ejecutivo y jefe de diseño de SpaceX, que no es ajeno a la creación y persecución de sueños audaces. Después de sacudir la industria del automóvil convencional con sus coches de alta gama que funcionan con baterías a través de Tesla Motors Inc., el empresario, nativo de Sudáfrica y aficionado a la ciencia-ficción, está obsesionado con la transformación de la industria aeroespacial.
"SpaceX está profundamente honrada por la confianza que la NASA ha depositado en nosotros", dijo Musk. El jefe de SpaceX con sede en Hawthorne, California, dijo que acoge con satisfacción la decisión de la NASA y que "la misión avance con gratitud y seriedad de propósito. Es un paso vital en un viaje que en última instancia nos llevará a las estrellas y hará de la humanidad una especie de multi-planeta".
"La idea es que la industria privada debería liderar el camino en algún tipo de asociación con el gobierno", dijo Cáceres de Teal Group. "Si Boeing y SpaceX demuestran que pueden hacerlo perfectamente bien para la NASA, eso sólo aumentaría el argumento para alejarse del viejo paradigma, que la NASA posea y opere su propio sistema".
NASA continuará trabajando con Sierra Nevada y otra compañía de vuelos espaciales, Blue Origin LLC, que está respaldada por el fundador de Amazon.com Inc., Jeff Bezos, en tanto perfeccionan diseños de naves espaciales, según Kathy Lueders, directora del programa de tripulación comercial.

Sierra Nevada, una compañía aeroespacial con sede en Reno, Nevada, suscito interés en los vuelos espaciales a bordo de su orbitador alado Dream Chaser provenientes de 21 países que se asociaron con la NASA en el programa del transbordador espacial. La compañía dijo  que desarrollará más sus opciones para continuar con el programa de tripulación comercial después de ser interrogado por la NASA.

Bloomberg