Enviar
Nace nueva aerolínea brasileña

Sao Paulo
EFE

El empresario estadounidense de origen brasileño David Neeleman, fundador de varias compañías aéreas como JetBlue, y el constructor aeronáutico Embraer presentaron en Sao Paulo una nueva aerolínea local que comenzará operaciones en enero de 2009.
Neeleman apuntó en rueda de prensa que será “una empresa brasileña, constituida en Brasil y que va a ser administrada por ejecutivos brasileños” en la que actuará “solamente como presidente”.
El empresario, que nació en Sao Paulo y pasó parte de su vida en el nordeste brasileño como misionero, agregó que espera que la nueva compañía consiga “lots” (espacios de operación) en aeropuertos centrales como los de Guarulhos y Congonhas, ambos en Sao Paulo, y en el Santos Dumont (Río de Janeiro).
“En los próximos cinco años pretendemos volar para las principales ciudades de Brasil”, dijo Neeleman, quien agregó que la intención es empezar las operaciones con tres aviones Embraer 195 a comienzos del próximo año y “llegar a 2012 con 76 aeronaves”.
La nueva empresa, cuyo nombre provisional es “Voceescolhe” (usted escoge), elegirá la denominación definitiva en un concurso público por Internet, en el que el ganador recibirá como premio el uso vitalicio de pasajes de la aerolínea.
Por su parte, las primeras mil personas que voten por el nombre ganador, que será escogido entre cinco finalistas, recibirán billetes durante tres años, en ambos casos con acompañante.
La compañía, que tendrá una inversión inicial de 150 millones de dólares, firmó con Embraer un contrato de compra de 36 aviones, los tres primeros de los cuales serán entregados en diciembre próximo y comenzarán a volar en enero de 2009.
El contrato por $1.400 millones podría alcanzar la cifra de los $3.000 millones con la ejecución de cuarenta opciones de compra.
La empresa será la primera en el país en comenzar sus vuelos con una flota nueva y pionera en el mundo en instalar un equipo adicional de seguridad doble, tanto para el piloto como para el copiloto.
En ese sentido, Neeleman fue enfático al afirmar que la nueva empresa operará bajo cinco principios: “seguridad, seguridad, seguridad, seguridad y seguridad”.
“Nunca tuvimos accidente en alguna de mis empresas y por eso estamos invirtiendo $500 mil adicionales por avión en equipos de seguridad, que serán en doble”, anotó.
El ejecutivo apuesta a su proyecto porque “Brasil necesita más y un tipo diferente de competidores. Aquí es difícil el movimiento entre grandes ciudades por la situación de escalas. Sin escalas más personas van a volar y el mercado va a crecer”, dijo.
En su opinión, “no es bajando los precios que el mercado va a aumentar. La persona necesita viajar rápido hacer sus actividades personales y volver el mismo día a casa”, aunque admitió que es necesario reducir más las tarifas en el país.
Recordó que en Estados Unidos, “las personas viajan más de avión que de autobús” y que en ese país el promedio anual es de dos vuelos por persona, mientras que en Brasil es de un vuelo por cada cuatro personas, con 150 millones de pasajeros por tierra y 50 millones por aire.
Con Neeleman al frente, JetBlue se convirtió en una de las aerolíneas preferidas por los estadounidenses y la primera en alcanzar en menos tiempo el número de 1.000 millones de dólares en ventas, y fue pionera en la implantación del billete electrónico y en el uso de televisión en directo dentro de los aviones.
“Acá en Brasil ya estamos en contacto con Sky-DirecTV para ser los primeros en tener la televisión satelital en los vuelos”, señaló.
En su inauguración, la nueva empresa tendrá 400 empleados, cifra que según Neeleman se elevará a entre 5 mil y 6 mil con la flota completa de 76 aviones y la posibilidad de ampliar sus destinos a otros países suramericanos, así como de abrir el servicio de transporte de carga.

Ver comentarios