Motorola enseña a Microsoft
Sin Nokia, Microsoft se quedaría esencialmente con una participación de mercado cero en los teléfonos y las tablets dado que Nokia vendió más del 90% de los dispositivos con Windows Phone.
Enviar

Motorola enseña a Microsoft

La venta de Motorola Mobility por parte de Google Inc. contiene una lección clara para la adquisición realizada por Microsoft Corp. de otro fabricante de teléfonos inteligentes, Nokia Oyj: ser una empresa de hardware o de software, no ambas cosas.
El hecho de que Lenovo Group Ltd. compre el negocio de hardware al consumidor de Motorola, que Google compró hace dos años por $12.400 millones con patentes incluidas, permite a la empresa de búsqueda volver a concentrarse en el software y salir de la competencia con otros fabricantes de teléfonos inteligentes que tienen como base el software Android.


Este trimestre Microsoft está en vías de cerrar su adquisición por $7.400 millones del negocio de teléfonos portátiles de Nokia en un intento por recuperar el terreno perdido en un mercado donde su participación de 3,7% está eclipsada por Android y por el iPhone de Apple Inc.
A menos que Microsoft pueda combinar el software y el hardware de manera tan experta como Apple lo hizo con sus productos, el fabricante de software estará mejor sin Nokia, según Michael Cusumano, profesor de la Escuela de Negocios Sloan del Massachusetts Institute of Technology.
“Es inútil tener una unidad de hardware dentro de una empresa de software salvo que ambas cosas estén aliadas como en Apple”, dijo Cusumano.
Abandonar el acuerdo con Nokia no es una perspectiva probable en este momento, pero Cusumano dijo que podría ocurrir más adelante.
Microsoft, que se halla en plena búsqueda de un nuevo máximo responsable ejecutivo, se ha jugado su futuro como empresa de dispositivos y servicios.
Microsoft, que fue pionera en el sector de las computadoras personales vendiendo software y dejando que Dell Inc., Hewlett-Packard Co. y otros fabricantes construyeran máquinas, siguió inicialmente el mismo plan de acción en el mercado de teléfonos. Microsoft invirtió más de un decenio en tratar de replicar su éxito en PC con el sistema operativo Windows, para quedar finalmente detrás de Apple y Google.
En tanto Microsoft demostró con sus consolas de juego Xbox –que ya van por la tercera generación- que puede aliar con éxito el hardware y el software, la adquisición de Nokia fue un paso necesario, según Avi Greengart, analista de dispositivos al consumidor en Current Analysis. Sin Nokia, Microsoft se quedaría esencialmente con una participación de mercado cero en los teléfonos y las tablets dado que Nokia vendió más del 90% de los dispositivos con Windows Phone el año pasado, dijo.
“Google no necesitaba comprar Motorola”, dijo Greengart. “Me parece que Microsoft no tenía mucha alternativa”.

Bloomberg

 


Ver comentarios