Enviar
Hay dos proyectos en marcha y cinco en trámite, luego de una década de parálisis
Modelo de concesión empieza a limpiarse la cara

• En diez años de vigencia han sido más los traspiés que los tinos en esa materia
• Ex jerarcas del MOPT recomiendan no abusar de esta figura

Danny Canales
[email protected]

El modelo de concesión de obra pública resurge de las cenizas, luego de fracasos coleccionados a lo largo de la última década.
Actualmente hay dos proyectos en desarrollo y existe una agenda de cinco nuevas iniciativas en curso.
La figura de concesión se aprobó en 1998 como una herramienta para hacer partícipe a la empresa privada en la construcción de obras públicas.
Empero, se tardó ocho años para el arranque de la primera obra mediante esa figura, como fue la ampliación del puerto de Caldera, en agosto de 2006.
Más recientemente, en enero de este año, se dio la orden de inicio a la construcción del ruta a Caldera, segunda obra otorgada en concesión.
Esta última obra, sin embargo, se demoró seis años como resultado de la poca experiencia nacional en la aplicación del nuevo modelo.
La adjudicación del plan para construir una terminal de pasajeros en el aeropuerto Daniel Oduber —la semana anterior—, da visos de que el gobierno ha madurado en materia de concesiones.
Ese proceso tardó apenas tres meses desde la fecha fijada para la recepción de ofertas (8 de agosto) y la adjudicación del proyecto.
La expectativa es que la construcción de la nueva estructura aeroportuaria arranque en junio y esté lista para finales del próximo año.
Para el primer semestre de 2009 también está fijado el inicio de la ampliación de la carretera que va de la capital a San Ramón de Alajuela.
Adicionalmente hay tres megaproyectos que se gestionan mediante iniciativa privada, que es un capítulo especial de la Ley de Concesiones.
Con ese modelo la empresa privada puede sugerirle al Gobierno la construcción de infraestructura.
Una de las obras, que fue acogida por el Consejo Nacional de Concesiones, promueve la construcción de un puerto de transferencias en el Caribe.
Dicho muelle serviría para que los megabarcos descarguen la mercadería en naves más pequeñas que la distribuyan por el resto de la región.
La rehabilitación del tren de carga es otra iniciativa que está en estudio. Lo propuso un grupo de capital español.
Por último, un grupo formado por firmas colombianos promueve la construcción de una megacarretera entre el Valle Central y el Caribe.
El despertar de la Concesión de Obra Pública responde al compromiso del presidente Oscar Arias y la ministra Karla González, expuso Guillermo Matamoros, viceministro de Concesiones.
Para Rodolfo Méndez y Rodolfo Silva, ex ministros de Obras Públicas y Transportes, la concesión es una importante herramienta pues permite desarrollar obras importantes en países que no tienen recursos suficientes.
No obstante, los ex jerarcas alertan que no es conveniente abusar de ese modelo y más bien recomiendan construir a lo sumo tres obras por gobierno.

Ver comentarios