Miami corteja a extranjeros
Enviar
Miami corteja a extranjeros

Miami ha puesto los ojos en el extranjero en busca de desarrolladores que reactiven su mercado de propiedades comerciales, contando con los ingresos que produzcan los nuevos proyectos para mitigar las dificultades fiscales que dejó la caída de los precios residenciales.
Compañías asiáticas son responsables de los dos mayores emprendimientos comerciales de este año.

Swire Pacific Ltd. de Hong Kong el 23 de junio obtuvo la autorización inicial para construir Brickell CitiCentre, un espacio de $700 millones para comercios minoristas, un hotel, viviendas residenciales y oficinas. Genting Malaysia Berhad en mayo acordó pagar $236 millones por las oficinas centrales del diario The Miami Herald, propiedad de McClatchy Co. Planea un complejo de $3 mil millones frente al mar y un casino que se levantarán en sus 5,6 hectáreas.
El proyecto de Swire por sí solo aportará a Miami $2 millones en tarifas de permisos de construcción en el próximo año y, posteriormente, impuestos anuales a la propiedad por $5.5 millones, dijo el alcalde Tomás Regalado en una entrevista. A la ciudad de unos 400 mil habitantes le viene bien ese dinero: tendrá un déficit de presupuesto proyectado para 2012 de unos $54 millones y posibles suspensiones de empleados debido a la reducción de los ingresos.
Miami “no tendrá temor de quebrar en los próximos cinco a diez años”, dijo Regalado, de 64 años, que visitó Taiwán en mayo. Los funcionarios municipales planean un viaje comercial a Perú para noviembre. “Estaremos a la cabeza del próximo auge de la ciudad de Miami con todos estos mega-proyectos.”
La calificación de los bonos de la ciudad el mes pasado fue rebajada por las tres principales calificadoras de crédito luego de que la caída de los ingresos inauguró déficits operativos en cinco de seis ejercicios económicos hasta fines de 2010. Los ingresos fiscales se redujeron cuando los precios de las viviendas cuya evolución sigue un índice de S&P/Case-Shiller se desplomó 51% hasta fines de abril luego de haber llegado a su máximo nivel en 2006.
La propiedad comercial está mostrando señales de vida en momentos en que compradores extranjeros adquirieron inmuebles por valor de $447,9 millones en los primeros seis meses de 2011, según Real Capital Analytics Inc., firma de investigación de Nueva York. Eso representa casi diez veces los $48,1 millones de todo 2010 y el doble de los $209,5 millones de 2009.
Atraídos por el dólar débil y los precios bajos, los inversores extranjeros en propiedades comerciales probablemente no estén buscando obtener ganancias con reventas rápidas, una práctica que contribuyó a alimentar el auge de la construcción de condominios, dijo Ben Thypin, director de análisis de mercado de Real Capital.
“Los proyectos de gran escala indican el interés de quedarse en el mercado durante un tiempo significativo”, señaló Thypin en una entrevista telefónica. “Pienso en Miami en términos semejantes a San Francisco o Manhattan.”
Entre otras transacciones efectuadas este año, Cube Capital, fondo de inversión con sede en Londres, informó en abril que la empresa e InSite Group, firma de inversión de Weston, Florida, pagaron $61 millones por el Continental Oceanfront South Beach Hotel de Miami Beach. RREEF, la filial de inversión en propiedades de Deutsche Bank AG, abonó $95,2 millones en enero por un centro comercial de West Kendall, fuera del centro de Miami.
Incluso después que terminó la explosión de los condominios de Miami, en la que se construyeron 22 mil unidades entre 2003 y 2008 conforme los precios de las viviendas se duplicaban, los desarrolladores siguieron construyendo oficinas. El distrito comercial central generó 113.800 metros cuadrados de espacio para oficinas desde el tercer trimestre de 2008, un incremento del 11%, según Jones Lang LaSalle Inc., una compañía de servicios inmobiliarios con sede en Chicago.

Miami

Ver comentarios