México sincroniza tasas con la Fed por temor a éxodo de tenedores de bonos
Enviar

México sincroniza tasas con la Fed por temor a éxodo de tenedores de bonos

Si quedaba alguna duda de que México seguiría los pasos de la Reserva Federal de los Estados Unidos en lo relativo a subir las tasas de interés, Agustín Carstens, del Banco de México, se ocupó de despejarla el miércoles.
Las decisiones del país en cuanto a tasas se tomarán ahora días después de las de la Fed en julio, octubre y diciembre.


También se programó una reunión para el 21 de septiembre, apenas dos días hábiles después de que se reúnan los funcionarios del banco central estadounidense. En el calendario anterior, en cambio, había una diferencia de casi un mes.
La medida es el indicio más claro que ha dado hasta ahora Carstens, el gobernador del banco central, de que no tardará en preservar su ventaja de tasas respecto de los Estados Unidos para desalentar un abandono de los mercados financieros del país por parte de los inversores extranjeros.
Los extranjeros tienen el 58% de los pagarés de tasa fija en pesos de México, cuya prima de 2,75% respecto de la tasa estadounidense es la más baja desde 2008.
“Lo que le preocupa es mantener un diferencial de tasa estable”, dijo desde Ciudad de México Salvador Orozco, vicedirector de renta fija de Grupo Financiero Santander México.
Las nuevas fechas permitirán a los funcionarios del banco central contar con información actualizada sobre las decisiones de la Fed a la hora de determinar los costos crediticios mexicanos, dijo el miércoles Banco de México en una declaración.
La negociación de futuros indica que hay un 30% de probabilidades de que la Fed suba su tasa de referencia en septiembre y un 66% de probabilidades de que lo haga para diciembre, según datos que recopiló Bloomberg.
Carstens elevará en septiembre la tasa clave de México, que está en un bajo nivel récord de 3%, según la mediana de las estimaciones de analistas en una encuesta de Bloomberg.
Ricardo Medina, un vocero del banco central, se negó a hacer declaraciones sobre las estimaciones en cuanto a política monetaria.
Los bonos de México ya han bajado 5,4% en lo que va del año, en tanto los inversores se preparan para costos crediticios más altos y la moneda se debilita, indican datos que recopiló Bloomberg.
La deuda en moneda local en los mercados emergentes ha retornado un promedio de 0,3% este año en términos de dólares.
El cambio del programa de Banco de México también desalienta la especulación de que la entidad suba su tasa antes que la Fed, según David Franco, un economista de Banco Santander.
La decisión del banco central de sincronizar su anuncio sobre tasas “es un claro indicio de su intención de no adelantarse a la Fed sino de seguirla”, escribió en un informe del jueves.

Bloomberg


Ver comentarios