Enviar
Método multifuncional

Alemán gana Nobel de Química por haber sentado bases de la química moderna de superficies, rama fundamental para diversos campos industriales, automoción y electrónica

Estocolmo
EFE

La Real Academia de las Ciencias Sueca reconoció ayer con la concesión del Nobel de Química al alemán Gehard Ertl el trabajo de un científico que ha sentado las bases de la química moderna de superficies, una rama fundamental para diversos campos industriales, la automoción y la electrónica.
Los estudios de Ertl acerca de los procesos químicos en superficies sólidas sirven para entender fenómenos tan variados como la oxidación del hierro, el funcionamiento de los catalizadores de los automóviles y la producción de abonos artificiales.
Este tipo de reacciones químicas permiten también producir combustibles renovables más eficientes, crear nuevos materiales semiconductores para la electrónica y explicar la destrucción de la capa de ozono, pues es en las superficies de los pequeños cristales de hielo de la estratosfera donde ocurren pasos vitales en este proceso.
Fue precisamente la industria de los semiconductores la que, mediante el desarrollo de diversos sistemas de bombas de vacío, posibilitó en la década de 1960 el surgimiento de la química de superficies.
El científico fue uno de los primeros en darse cuenta del potencial y elaboró una metodología que se usa tanto en la investigación académica como en el desarrollo industrial.
Ertl estudió primero el comportamiento del hidrógeno en las superficies metálicas, para decidirse luego por el denominado proceso “Haber-Bosch”, que captura nitrógeno del aire y es fundamental en la producción de fertilizantes artificiales.
Su inventor, el austriaco Fritz Haber, recibió el Nobel de Química en 1918 por este descubrimiento.
La contribución de Ertl al “Haber-Bosch” radica en proporcionar una explicación detallada sobre su modo de funcionar.


Ver comentarios