Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Meteorólogos ven daños del huracán Matthew antes de que ocurran

Bloomberg | Lunes 10 octubre, 2016

Estantes vacíos de los supermercados después de que se anunciara que el huracán Matthew llegaría a Florida, Estados Unidos. Bloomberg/ La República


Al mismo tiempo que el huracán Matthew avanzaba hacia Florida a principios de la semana pasada, los meteorólogos de Verisk Analytics seguían todos sus movimientos.

No se limitaban a medir las habituales constantes meteorológicas, ni a hacer las previsiones típicas: velocidad del viento, pluviosidad, marejada. Estaban equipados con una tecnología recién desarrollada, una especie de modelo que muestra los tipos, y el actual nivel de densidad, de los árboles que rodean a las líneas eléctricas, lo cual les capacita para hacer una estimación de cuántas casas y negocios se quedarían sin energía (días antes de la llegada de la tormenta, ya eran unos cientos de miles). Esta información es crucial para los clientes de Verisk en el sector de seguros de Florida, que intentan determinar cuánto dinero necesitarán para cubrir las demandas de responsabilidad.
Es la clase de informe que resultaba impensable hace apenas unos años, lo cual ilustra la reciente sofisticación y habilidad que ha ayudado a que la previsión climatológica se haya convertido en una industria de miles de millones. Vaisala, que fabrica instrumentos de medición, comenta que es “la edad de oro” de la meteorología, con avances científicos y tecnológicos que permiten una mejor recolección de datos que los poderosos ordenadores actuales pueden convertir en previsiones a largo y corto plazo más precisas. Los meteorólogos ya no solo pronostican, sino que aconsejan, además.
“Si tu negocio solo se dedica a contarle a la gente qué tiempo va a hacer, formas parte del pasado”, ha declarado Steve Bennett, oficial jefe de operaciones en Riskpulse, ubicada en Austin, Texas. Esta empresa pronostica riesgos climatológicos para productores de energía, distribuidores minoristas, fabricantes de coches, compañías de transporte de alimentos e inversores en materias primas.
Alrededor de un tercio del producto interior bruto de EE.UU., en torno a $6 billones, es generado por industrias vulnerables al clima, según John Dutton, presidente de Prescient Weather. Su necesidad de una información más detallada y puntual está ampliando el abanico de empresas que proporcionan datos y equipamiento.
International Business Machines está empleando su plataforma de inteligencia artificial Watson para crear mejores modelos de previsión climatológica, con el objetivo de mejorar su precisión un 5% este año. También utiliza la potencia de sus ordenadores para producir previsiones para servicios públicos y predicciones de cortes de suministro provocados por el clima, ha comentado Mark Gildersleeve, presidente de soluciones comerciales en Weather. IBM ha adquirido los activos digitales de la empresa por un importe que no se ha hecho público. La adquisición es parte de los esfuerzos de IBM por conseguir un crecimiento a través de la analítica de datos expandida.
Pronósticos afinados para las energías renovables, como la solar, podrían ahorrar en torno a $450 millones a los servicios públicos en los próximos 20 a 25 años, ha comentado Jeff Lazo, científico de proyectos en el Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas, citando un estudio de 2016 de dicho centro para el Departamento de Energía de EE.UU.