Messi rescata al Barça
Pedro marcó el único gol del partido, que le dio la clasificación al Barcelona. La acción la comenzó Messi, se la dio a Villa y Pedro sacó un fuerte remate que terminó en la red. Lluis Gene-AFP/La República
Enviar

Messi rescata al Barça

El astro argentino tuvo que venir del banquillo para salvar al conjunto catalán

Barcelona sufrió más de lo esperado para clasificarse por sexta vez consecutiva para las semifinales de la Liga de Campeones, e incluso necesitó de un renqueante Messi para igualar el tanto logrado por Pastore al inicio de la segunda mitad y eliminar a un gran PSG que hizo méritos suficientes para pasar.
Messi empezaba en el banquillo y Adriano sería la pareja de Piqué en el eje de la zaga. Lo que no imaginaba el técnico azulgrana Tito Vilanova es que la eliminatoria se pondría tan fea y al final tuvo que echar mano del argentino.
El choque empezó bien para el Barça. Una falta peligrosa ejecutada por Xavi, una jugada de Pedro por la izquierda y un tiro alto de Villa fue todo el bagaje ofensivo en la primera mitad de los locales, que no pusieron ni una sola vez a prueba a Sirigu en el primer tiempo.
El PSG se repuso rápidamente del susto inicial con dos rápidas llegadas. Una acabó con un inocente disparo de Lavezzi y la otra vino provocada por una pérdida de Busquets que obligó a Piqué a salir raudo al corte.

201304102304420.a11.jpg
Hizo un mal partido el mediocentro azulgrana. Busquets suele ser el termómetro del equipo y no anduvo fino Xavi, señal inequívoca de que las cosas no iban bien.
Ibrahimovic y Pastore ofrecían algún destello de calidad, pero el verdadero peligro lo llevaban Moura y Lavezzi, quienes lo intentaron un par de veces cada uno, pero o les faltó puntería, o se estrellaron con el meta azulgrana.
Con Xavi desaparecido, el Barcelona no tenía el timón y el ritmo del partido lo marcaba el conjunto visitante. Solo Iniesta se salvaba, con su repertorio técnico habitual, del descalabro local.
El 0-0 con el que se llegó al descanso era la mejor noticia para los catalanes tras lo visto en la primera mitad, pero el PSG solo le dio tregua 20 minutos: los 15 del intermedio y los cinco que tardó Pastore en anotar en una contra tras la reanudación.
Faltaba todavía un mundo y Messi aguardaba en el banquillo.
Pastore pudo sentenciar la eliminatoria en una contra, pero no acertó en el remate.
Entonces Messi salió al rescate de su equipo y el Barça, por fin, encerró al PSG. Aún renqueante, dosificando cada uno de sus esfuerzos, echándose la mano al muslo derecho en cada interrupción, el efecto catártico fue total.
Una jugada suya en la frontal en la que combinó con Villa acabó con un obús de Pedro que metía al Barcelona de nuevo en la eliminatoria (1-1) a 20 para el final. Fueron solo diez minutos de asedio azulgrana, apenas dos tiros entre los tres palos —los dos únicos que hizo en todo el partido— pero suficiente para recuperar el mando de la eliminatoria y acabar con el PSG.

Barcelona/EFE



Ver comentarios