Enviar
Mediación en Honduras es incierta

La resolución de la crisis política en Honduras aún es incierta. Desde el domingo, cuando el gobierno de facto de la nación centroamericana se negó a aceptar a José Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), como parte de la misión de cancilleres que negociaría con los golpistas todo quedó a la deriva.
A pesar de que ese mismo día el gobierno de facto anunció que se habían “conciliado las diferencias” y que iba a permitir que el máximo responsable de la OEA participara “a título de observador” en la comisión hoy el futuro de la cita se desconoce.
La Cancillería de Honduras indicó en un comunicado que la visita había sido pospuesta “para una fecha que será determinada en los próximos dos días”.
Entre tanto en el Consejo Permanente de la OEA de esta mañana, los 33 países miembros evaluarán “la situación generada a raíz del aplazamiento de la visita a Honduras de la comisión de ministros de Relaciones Exteriores”, indicó el organismo en su comunicado.
La misión, compuesta por los cancilleres de Argentina, Canadá, Costa Rica, Jamaica, México y la República Dominicana, tenía previsto llegar hoy a Honduras.
Sin embargo, la Administración de Micheletti aplazó el domingo la visita por rechazar la presencia de Insulza, a quien acusa de no ser neutral respecto al golpe de Estado del 28 de junio que derrocó al presidente Manuel Zelaya.
La misión de cancilleres a Honduras pretende buscar un consenso en torno al Acuerdo de San José, promovido por el presidente de Costa Rica, Oscar Arias.
El acuerdo contempla un Gobierno de unidad y reconciliación nacional encabezado por Manuel Zelaya, presidente depuesto, el adelantamiento de las elecciones, una amnistía general para los delitos políticos y una comisión de la verdad, entre otros aspectos.

Carlos J. Mora
[email protected]
Ver comentarios