Enviar
McIlroy, una nueva historia
Desde pequeño impresionó por su juego, para muchos esto apenas comienza

Nació en una pequeña localidad norirlandesa de Holywood, no tiene absolutamente nada que ver con los imponentes estudios cinematográficos de Los Angeles; pero desde luego la vida de uno de sus habitantes comienza a ser de película.
Se trata de Rory McIlroy, un joven de 22 años, de pecas y pelo rizado, que comenzó a escribir su propio guion el domingo, al ganar el US Open, el segundo “majors” de la temporada.
Rompiendo récords e impresionando con su juego a muchos, aunque sin sorpresa para quienes lo conocen, como el caso de Jack Nicklaus, que asegura que este es el inicio.
‎"Este muchacho va a tener una gran carrera. No creo que haya dudas, tiene todos los componentes", afirmó Nicklaus, uno de sus consejeros.
Entre otros, su compatriota Graemme McDowell solo se limitó a decir que, "nada de lo que hace este chico me sorprende. Es el mejor jugador que he visto".
Pero esta historia comenzó hace mucho tiempo atrás y la culpa de que Rory sea el golfista se debe a su padre, Gerry, quien ya lo estaba metiendo en este mundo con apenas a los 18 meses de edad.
Por eso el nuevo campeón se acordó de su padre durante la ceremonia de entrega del trofeo. "No hay palabras para agradecer todo lo que él (Gerry) y mi madre han hecho por mí".
El campo de golf en Holywood, en las afueras de Belfast, vio nacer a Rory, ahí precisamente su padre fue gerente del bar.
Aquí existen miles de recuerdos del actual campeón del US Open, por ejemplo se puede mirar una detallada tarjeta con un 61 (neto 65) que hizo en el Royal Porrush, una de las canchas más exigentes del mundo, durante el campeonato de Irlanda del Norte de 2005 y en otra pared una foto de Rory aun más joven, sosteniendo el trofeo del campeonato mundial de ocho a nueve años que ganó en el Doral.
McIlroy abandonó el colegio para dedicarse al golf. En 2007 dio uno de los pasos más importantes al hacerse profesional y en sus dos primeros torneos obtuvo el dinero suficiente para entrar a jugar al European Tour para la temporada 2008.
Ahora ya tiene su primer “Grand Slam” y un camino brillante se mira en el horizonte, pero solo el tiempo se encargará de mostrar hasta dónde puede llegar.

Dinia Vargas
[email protected]





Ver comentarios