Mayor sindicato de EE.UU. ayudará a hispanos con las medidas de alivio de Obama
Los decretos de Obama para evitar la deportación de inmigrantes con fuertes raíces en Estados Unidos fueron motivados por la imposibilidad de aprobar una reforma migratoria. AFP/La República
Enviar

Mayor sindicato de EE.UU. ayudará a hispanos con las medidas de alivio de Obama

El mayor sindicato de trabajadores de EE.UU., comenzó una jornada nacional para ayudar a que trabajadores inmigrantes hispanos puedan regularizar su situación laboral con las medidas de alivio migratorio anunciadas por el presidente, Barack Obama, en noviembre pasado.
La Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) empezó en Washington a preparar a representantes venidos de todo el país para la jornada de ayuda.
El trabajo consistirá en apoyar y enseñar a trabajadores indocumentados a solicitar la protección de las acciones diferidas para niños que crecieron en Estados Unidos (DACA) y para padres de residentes permanentes (DAPA).
La ampliación de la DACA y la entrada en vigor de la DAPA han sido bloqueadas temporalmente por un juez en Texas, aunque el Gobierno estadounidense confía en que pronto puedan ponerse en marcha las solicitudes tras la presentación de apelaciones, lo que podría beneficiar a cerca de 5 millones de indocumentados.
El presidente de AFL-CIO, Richard Trumka, abrió estas jornadas de tres días asegurando que el sindicato quiere acabar con la explotación de trabajadores inmigrantes que son vulnerables por su situación irregular y darles la bienvenida a la “Casa del Trabajador”.
Trumka resaltó que los millones de inmigrantes que se beneficiarían de las medidas de alivio migratorio de Obama “son estadounidenses en todos los aspectos excepto en el papel”.
“Ningún padre debería preguntarse cuando sale de casa si su jefe les va a entregar (a las autoridades de inmigración) ese día o si una parada de tráfico acabará con su búsqueda del sueño estadounidense”, aseveró Trumka.
Los decretos de Obama para evitar la deportación de inmigrantes con fuertes raíces en Estados Unidos y sin delitos fueron una medida ejecutiva motivada por la imposibilidad de que demócratas y republicanos en el Congreso aprobaran una reforma migratoria que todos consideraban necesaria.
Trumka aseguró que la reforma migratoria es “la mayor lucha de nuestro tiempo” y un asunto con implicaciones para el futuro del movimiento sindical, las demandas de mejora de salarios o la oposición contra tratados de libre comercio.
Uno de los representantes sindicales regionales aseguró al comienzo de estas jornadas, que llevan el lema “¡Adelante!”, que el estado de irregularidad de los trabajadores inmigrantes es “la mayor herramienta de represalia laboral existente”.
La posibilidad de adherirse a las protecciones de la DACA y DAPA permitirá regularizar la situación de trabajadores, conseguir acceso a coberturas médicas, beneficios fiscales y la certeza de no vivir bajo el riesgo de ser deportado o separado de su familia.
Por su parte, Héctor Sánchez, director del Labor Council for Latin American Advancement (LCLAA, Consejo Laboral para el Progreso de los Latinoamericanos), recordó que “los latinos son los trabajadores más vulnerables del país”, algo que se ha agravado con legislaciones “anti-inmigrante” en algunos estados y una oleada de deportaciones que afecta a los hispanos en un 96%.

Washington/EFE
 

Ver comentarios