Marina Pez Vela es la segunda de mayor tamaño en Centroamérica y genera unos 550 empleos en la zona. Cortesía Marina Pez Vela/La República

Marina Pez Vela duplicará su capacidad actual para recibir más embarcaciones, con la construcción de 91 atracaderos flotantes que darán la bienvenida en noviembre a la temporada alta de ingreso de yates.
El incremento en la demanda de turistas motivó la ampliación de estructuras de concreto adicionales con capacidad para el amarre de buques de hasta 200 pies de eslora, con una profundidad en marea baja de hasta 14 pies.
La marina se ubica en Quepos, puerta de entrada al parque nacional de mayor visitación del país: Manuel Antonio, el cual recibió casi 400 mil visitantes el año pasado.
Se trata de una zona privilegiada para la pesca deportiva del pez vela, marlin azul, el rabil y el dorado, entre otras especies cotizadas por los amantes de esta actividad que deja muchos ingresos a sus habitantes.
No obstante, la ley impone una limitación que afecta el crecimiento de estas iniciativas portuarias al restringir el tiempo de estadía de las naves en la zona costera nacional a solo 90 días.
“Aquí hay un gran nicho, pero las limitaciones no tienen sentido. Hay muchos visitantes con sus barcos que desean quedarse hasta seis meses, pero solo se les permite 90 días, ni siquiera es posible irse por unos días y regresar como sí sucede en otros países”, manifestó Jeff Duchesneau, gerente general de Marina Pez Vela.
El turista que arriba al país por medio de marinas es de un nivel más lujoso al promedio y viene acompañado de familiares y algún personal adicional en el barco.
En su mayoría proviene de los Estados Unidos y arriba en busca de zonas más cálidas para pasar las vacaciones, por lo que al permanecer en el atracadero hace uso de muchos servicios como la compra de combustible, tarifas por amarre, alimentación, tours de pesca y recorridos por reservas o parques nacionales.
Su estadía duplica la de los viajeros normales, lo mismo que su gasto promedio que ronda los $10 mil por persona por unos 14 días.
“Traer un bote es una inversión grande y ellos vienen con marineros y mucha gente, por lo que sería bueno estimular este tipo de turismo que permite el desarrollo de la zona”, agregó Duchesneau.
Con los nuevos atracaderos cuyo avance es del 40%, la marina ampliará a final de año la inversión inicial en 2010 que rondó los $30 millones.
La empresa trabaja además en conjunto con la municipalidad de Puntarenas en la construcción de un malecón de 2 kilómetros de longitud, cuyos primeros 400 metros fueron inaugurados la semana pasada.

Ver comentarios

Notas Anteriores

Viernes 08 Julio, 2016

La parrillada perfecta

La empresa Tips comercializará una nueva línea de parrillas de la marca Fire Monster, que se caracteriza por su diseño en cerámica, especial para ...