Margen de error reta a candidatos
Hace meses que Claudio Monge inició su campaña en el PAC. No obstante, las encuestas registran el apoyo que recibe dentro del margen de error todavía.Marco Monge/La República
Enviar

Algunos analizan retiro forzado por falta de dinero y apoyo

Margen de error reta a candidatos

 Encuestas señalan sus aspiraciones como inalcanzables

Un puñado de candidatos presidenciales tiene en la mira el margen de error como su principal enemigo.
Meses después de lanzar sus aspiraciones políticas y gastar millones de colones en algunos casos, las encuestas señalan sus sueños

201304190049250.n44.jpg
presidenciales como inalcanzables y al mismo tiempo, califican a sus adeptos como estadísticamente “inexistentes”.
Esto les hace pensar en un retiro prematuro, tanto por la falta de dinero, como por el poco respaldo.
Algunos de ellos reconocen a estas alturas que su lucha por llegar a Zapote es ilusoria y se conforman con llamar la atención del electorado en febrero de 2014.
Mientras que los más escépticos reniegan de las mediciones, e indican que tienen estudios propios en los que sí figuran con gran apoyo entre los electores.
El más reciente estudio de CID Gallup para LA REPÚBLICA, dado a conocer a inicios de abril, señala que en esta situación se encuentran varios precandidatos del PAC y todos los aspirantes de agrupaciones minoritarias como Integración Nacional, Avance Nacional, Alianza Patriótica, el Centro Democrático y Social y el Partido Revolucionario de las y los Trabajadores, entre otros.
Ninguno de ellos supera el 3% de margen de error de la última encuesta de CID Gallup, por lo que se considera desde el punto de vista técnico, que su respaldo no se puede medir, ya que las encuestas fallan en hacerlo en tres puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo.
Esto significa por ejemplo, que un candidato que cuente con un respaldo de 20% en una encuesta, a la hora de la votación podría obtener entre un 17% y un 23%, debido al margen de error.
“Nosotros entendemos que no vamos a ganar la Presidencia, por eso consideramos que es un asunto secundario. Lo que queremos es conformar un frente común ciudadano con otros sectores. No obstante, es probable que no podamos inscribirnos para las elecciones por diversas razones”, expresa David Morera, presidente del Partido Revolucionario de las y los Trabajadores.
Para esos aspirantes la lucha por financiar sus aspiraciones políticas es apremiante todos los días.
Esto, porque las donaciones son ínfimas y en la mayoría de los casos tienen que poner a responder su salario y patrimonio familiar para continuar adelante.
Por otra parte, al no figurar en las encuestas, los prestamistas no arriesgan su dinero con ellos, pues es poco probable que reciban dinero proveniente de la deuda política.
Esto, porque la contribución estatal que se reparte al término de las elecciones, únicamente cubre a los partidos que logren al menos un 4% de los votos válidos en las elecciones de presidente o bien, a los que logren elegir al menos un diputado.
En ese sentido, las agrupaciones y aspirantes por debajo del margen de error, no cumplen con ninguno de esos dos supuestos.
“Si el PAC pone una cuota de ¢10 millones para inscribir la candidatura, yo simplemente me retiro porque no tengo ese dinero”, indica Claudio Monge, aspirante por el PAC.

Esteban Arrieta
[email protected]



Ver comentarios