Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Macri finaliza era dorada de izquierda populista latinoamericana

Bloomberg | Martes 01 diciembre, 2015

Mauricio Macri, presidente electo de Argentina, abandonará los controles cambiarios, recortará los subsidios y entablará vínculos más estrechos con las economías abiertas de la Alianza del Pacífico. Bloomberg/La República


 Mauricio Macri, presidente electo, está prometiendo dar vuelta la política económica y exterior de Argentina, introduciendo medidas favorables al mercado y al libre comercio –un paso más hacia el fin del populismo económico que ha dominado gran parte de Sudamérica durante una década.
Macri, un rico empresario de 56 años, ha dicho que abandonará los controles cambiarios, recortará los subsidios, entablará vínculos más estrechos con las economías abiertas de la Alianza del Pacífico, y tratará de expulsar a la socialista Venezuela del bloque comercial regional Mercosur, transcurridos apenas tres años desde su ingreso.
Los líderes izquierdistas de toda la región están perdiendo apoyo en tanto se acaba el dinero para sus generosos planes sociales junto con el fin del auge de las materias primas, dijo Riordan Roett, director de Estudios Latinoamericanos en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins en Washington. Hugo Chávez de Venezuela y Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil ya no sobresalen en el continente, postulando una nueva forma de socialismo para el siglo XXI y provocando a los Estados Unidos.
“La izquierda populista está saliendo por la puerta”, dijo Roett por teléfono. “Todos disfrutaron de este auge de las materias primas que comenzó a comienzos de los años 2000, lo malgastaron y no lo invirtieron. Ahora no hay dinero”.
Este año, Argentina registrará su mayor déficit fiscal en casi tres décadas, en tanto el de Brasil se ampliará hasta un récord. Venezuela ni siquiera declara su resultado fiscal en momentos que su economía se hunde en el caos.
El vuelco hacia políticas más ortodoxas es una buena noticia para la actividad empresarial, dijo Michael Shifter, responsable del Diálogo Interamericano en Washington.
Macri habló por teléfono con el presidente Barack Obama el miércoles para referirse al comercio y al sector energético, acordando fortalecer los vínculos de inversión con el Reino Unido en otra llamada con el primer ministro, David Cameron. La actual presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, tenía malas relaciones con los Estados Unidos y peores aún con el Reino Unido.
Macri también ha dicho que impulsará al Mercosur a entablar conversaciones con la Unión Europea.
En Brasil, el cambio en la política significa que el gobierno está recurriendo a inversores privados y extranjeros para poder financiar proyectos de infraestructura. En un esfuerzo por apuntalar las cuentas públicas, el gobierno vendió la semana pasada los derechos para operar 29 plantas de energía hidráulica, recaudando 17.000 millones de reales (US$4.400 millones) de oferentes entre los que se cuenta Three Gorges Corp. de China.