Enviar
Lucha contra el mal uso

Las autoridades estatales y privadas corren para bloquear el spray de la crítica social después de una denuncia que LA REPUBLICA hiciera en un reportaje titulado “Agrotóxicos se rocían por la libre”, según se informa en este medio el viernes.
En efecto, once decretos que endurecerían los requisitos de utilización de las sustancias de peligro potencial esperan para ser firmados y representantes de la propia Cámara de Insumos Agropecuarios apoyan la iniciativa de controles más estrictos a los agroquímicos.
No obstante, la realidad demuestra que el país no está actualmente en condiciones de realizar una adecuada fiscalización del uso de los agrotóxicos, puesto que son únicamente dos los funcionarios a cargo del muestreo de residuos en alimentos, por lo cual no tienen la cobertura que merecen.
Si esta es la situación, las medidas deberían tomarse en relación con las condiciones del país. Porque si bien es cierto que, utilizados en forma adecuada, estos plaguicidas pueden no ser tan nocivos, la realidad es que hoy están ingresando al territorio nacional a pesar de que el país no cuenta con las condiciones idóneas para fiscalizar su uso.
Mientras esta situación no varíe nadie puede garantizar que no ocurra el impacto ambiental nocivo del uso de estos plaguicidas que revelan serias investigaciones del Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas, según dio a conocer hace un año la Contraloría General de la República.
La correcta utilización de agroquímicos solo podrá comprobarse cuando las entidades estatales a quienes corresponde realizar esta fiscalización cuenten con el personal y el presupuesto necesarios para tal fin y que se hayan impartido la capacitación y educación correspondiente a todo el sector.
Mientras tanto, la sociedad costarricense sigue expuesta a un posible mal uso de una lista de plaguicidas que continúan ingresando al país y se rocían sin control sobre los alimentos que luego se consumen.
Ver comentarios