Pedro Muñoz

Pedro Muñoz

Enviar
Jueves 21 Octubre, 2010


Re – Soluciones
Lo cortés con Nicaragua no quita lo valiente de Costa Rica (II)


A diferencia del manejo de las relaciones con Managua en relación con el proyectado dragado nica, la administración Chinchilla sí demostró energía y determinación en La Haya la semana pasada en la defensa de los derechos ticos dentro de una disputa territorial entre Colombia y Nicaragua.
La participación de Costa Rica fue razonable, pero contundente; elegante y mordaz; sofisticada, pero práctica; orgullosa, pero sensata. Costa Rica explicó que la decisión de la Corte en el caso entre Nicaragua y Colombia puede afectar derechos nacionales en el Mar Caribe y causarle un perjuicio irreparable: no solo se trata de proteger áreas geográficas que Nicaragua planteó como suyas pero que en realidad son costarricenses, sino que, como consecuencia de la petitoria nicaragüense, la relación de vecindad entre Costa Rica y Colombia podría desaparecer. No están en juego tres kilómetros cuadrados, sino decenas de miles.
El éxito de Costa Rica en la audiencia judicial no se limitó a lo apropiado, oportuno y atinado de sus argumentos, sino que se extiende a que el magnífico desempeño fue realizado por un grupo de abogados, en su mayoría costarricenses, entre ellos don Edgar y don Sergio, ambos Ugalde, quienes de “tú a tú” debatieron en francés e inglés con abogados de lo más pintados en el foro de juristas internacionales; don Edgar y don Sergio son orgulloso producto nacional, sancarleños para más señas, graduados de escuelas y colegios públicos y rurales y de la Universidad de Costa Rica.
Resalto entonces la marcada diferencia entre la defensa de nuestros derechos en La Haya y el manejo ingenuo de nuestros intereses para agradar a Managua que se hace en San José; también resalto la efectividad del sistema de formación humanista costarricense que se ha extendido hasta las más recónditas regiones pero que a veces sentimos que se está agotando.

Pedro Muñoz