Lío petrolero con Nicaragua lejos del fin
Enviar

RESUMEN EJECUTIVO

La decisión de mañana de la Corte Internacional de Justicia sobre la isla Portillos no será el último paso para determinar quién tiene el derecho de explotar los potenciales recursos valiosos de petróleo y gas en el mar Caribe.
El juicio determinará la propiedad de Portillos.


Sin embargo, sería solamente un factor en la determinación final sobre el territorio marítimo respectivo de Costa Rica y Nicaragua, ya que el límite entre los países también quedaría incierto.
No se sabe con certeza si la zona disputada contiene los depósitos de petróleo y gas comercialmente viables; sin embargo, podría haber recursos por un valor de unos $200 mil millones, solo en petróleo.
El tribunal, con sede en La Haya, desde 2010 está analizando el caso de la pertenencia de la isla Portillos.

 

 

La decisión de mañana de la Corte Internacional de Justicia sobre la pertenencia de la isla Portillos, no será el último paso para determinar el derecho de Costa Rica o de Nicaragua de explotar los potenciales recursos de petróleo y gas natural de un valor de hasta varios cientos de miles de dólares en una sección del mar Caribe, así como de la pesca.
El juicio determinará la propiedad de isla Portillos.
Sin embargo, sería solo un factor en la determinación final sobre el territorio marítimo respectivo de Costa Rica y Nicaragua, ya que el límite entre los países también queda incierto, y dependería en otros fundamentos legales, incluida la práctica histórica y los tratados, como el Cañas – Jerez de 1858.
Sin embargo, un fallo favorable sobre la isla otorgaría a Costa Rica una sección correspondiente en el mar, ya que la línea de la frontera marítima entre los dos países, iniciaría en el punto sur de Portillos.
La línea iniciaría en el punto norte, si Nicaragua fuera el dueño de la isla.
El ángulo de la línea además variaría, de modo que unos 11 mil kilómetros cuadrados de aguas territoriales estarían afectados por el resultado del juicio.
No se sabe con certeza si la zona disputada contiene los depósitos de petróleo y gas comercialmente viables.
Además, Costa Rica, por razones ambientales, ha puesto un embargo en la exploración de petróleo y gas en territorio nacional, sea terrestre o marina.
No obstante, es posible que la zona cree oportunidades de negocio energéticas, mientras genera honorarios para el estado, al contener los recursos petroleros cuyo valor ascendería hasta unos $200 mil millones al precio hoy del barril, dijo Roberto Dobles, exministro de Energía.
Se trata del valor estimado de la zona, con base en los estudios de las áreas colindantes con estructuras geológicas parecidas, realizados por Recope a finales de los 80.
El valor sería mayor aún, conforme incremente el precio del barril, además el cálculo no incluye el gas natural.
Prohibir la explotación, por otra parte, crearía oportunidades comerciales verdes, incluida la protección de las zonas ecológicas bajo los términos del acuerdo COP 21, firmado el viernes pasado por 190 países en la Cumbre de París
Si Costa Rica perdiera el juicio, sería posible que el territorio disputado sea controlado por Nicaragua, que en 2013, contrató a Noble Energy, con sede en Estados Unidos, para hacer una exploración de un valor de $30 millones, de varios pozos petroleros en las aguas cercanas a la zona.
La Corte Internacional de Justicia, una división de la ONU con sede en La Haya, decidirá si Nicaragua atentó contra la soberanía de Costa Rica tras la invasión militar en 2010 de la isla Portillos.

201512142106390.recuadro10-1.gif
201512142106390.recuadro10-2.gif


Ver comentarios