Enviar
Viernes 16 Octubre, 2015

La libertad de prensa constituye el bastión de la democracia costarricense, e independientemente del ejercicio de la misma en sus varias plataformas, la prensa juega un papel central

Libertad de prensa: bastión de la democracia

El informe de la Sociedad Interamericana de Prensa, publicado recientemente en los medios de comunicación, y que ubican a Costa Rica en la misma lista donde se ubican países como Venezuela, respecto a las restricciones a la prensa, es lamentable y sumamente preocupante, situación que nos obliga, como sociedad, a brindarle toda la atención que esto implica, pues el bastión de la democracia está amenazado.
Que la libre expresión y el libre ejercicio de la prensa sean de los derechos más amenazados por gobiernos represores como el de Venezuela, o como sucede en otros países totalitarios, es algo usual y que siempre hemos deplorado. Pero que en una democracia como la costarricense tengamos problemas con las restricciones a la prensa es desde todo punto de vista inconcebible.


Un gobierno que se aprecie por su vocación democrática no se ocupa en ningún momento de ponerle mordazas al libre ejercicio de la prensa.
El derecho a la libre expresión y a la libertad de prensa es uno de los más fundamentales para el ser humano, ya que es esencial en la lucha para el respeto y promoción de los derechos humanos. Por ello, la lucha para mantener vigente la libertad de expresión en Costa Rica nos corresponde a todos.
El fallido proyecto de ley del Gobierno de la República, que pretendía restricciones a la prensa, así como la disposición del Directorio del Congreso, bajo la presidencia del diputado del Partido Acción Ciudadana, don Henry Mora, y por el cual fue condenado por la Sala Constitucional, son antecedentes lamentables que dejan muy mal parado al país, otrora estandarte de las libertades sociales e individuales en el mundo.
Si en nuestro país permitimos leyes mordaza, restricciones y hasta amenazas por parte de las autoridades políticas, las posibilidades de opinar libremente, incluso de denunciar injusticias y actos de corrupción, serán reducidas, y con esto, nos estaríamos condenando, como sociedad, a la opresión en todas sus manifestaciones, política, económica, social y religiosa, en fin, a la opresión total.
La libertad de prensa es fundamental en los sistemas democráticos, pues permite a los ciudadanos formarse opiniones y criterios en relación con la realidad en que viven, por ello, el informe de la SIC no se resume a meras restricciones, en el fondo está en juego la libertad de expresión y de prensa, de modo que hay que pensar en el futuro de nuestros hijos y en sus posibilidades, a futuro, para expresarse ante la sociedad sin miedo a represalias.
La libertad de prensa constituye el bastión de la democracia costarricense, e independientemente del ejercicio de la misma en sus varias plataformas, la prensa juega un papel central en la sociedad al informar sobre los temas relevantes para todos los ciudadanos, incluso desempeña un rol fundamental en el debate público sobre las cuestiones centrales para el desarrollo y la democracia.

Miguel Miranda Sandí