Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 20 Julio, 2017

Lesión de Rodney Wallace le llegó en su mejor momento

San Francisco, California.

Esta noche regresamos al país. Ayer estuvimos presentes en el último juego de la serie entre los Gigantes de San Francisco y los Indios de Cleveland, que se inició empezando la tarde y nos complicó la posibilidad de observar por la televisión el juego de Copa Oro entre la Selección Nacional y Panamá.

La noche del martes nos enteramos de la lesión que sacó del grupo a Rodney Wallace, otra baja determinante en la formación de Óscar Ramírez, dado que Rodney se convirtió en estelar desde que vio acción en los últimos juegos de la Hexagonal. Si alguien llenó con calidad las ausencias combinadas de Celso Borges, Cristian Bolaños y Johan Venegas, ese fue Wallace, de ahí lo lamentable de su ausencia.
Llama la atención lógicamente que de forma negativa, tanta lesión a lo interno de la Selección Nacional. El cuerpo técnico perdió la tercera parte de su equipo en media competencia, voz de alerta para los cuerpos médicos del grupo y prueba fehaciente de lo atravesado que está este torneo en el calendario de la zona.
Escuchamos a Hernán Darío “Bolillo” Gómez hablando bellezas del fútbol costarricense, de Óscar Ramírez, de Marco Ureña y hasta hizo comparaciones de cómo vio a nuestro seleccionado en Brasil 14 y cómo lo observa ahora. El técnico colombiano de Panamá, puso al fútbol costarricense por las nubes, medida muy inteligente de cara al juego de ayer.
Si lo perdía, Panamá cae ante el favorito a ganar la Copa Oro (según Gómez), y si ganaba, el “Bolillo” aumentaba sus credenciales como la espuma, tras doblegar a la “potente” Costa Rica.
Como vemos, el mejor amigo de Jorge Luis Pinto se acomodó muy bien por los dos lados. Personalmente, en las notas previas a este juego entre ticos y canaleros, fuimos positivos y hemos resaltado lo bueno de la Tricolor en Copa Oro que ha sido más que lo malo, confiados en que ayer se impusiera lo mejor del equipo.
Regresando a California, he pasado una semana maravillosa en compañía de mi nieto Daniel, celebrando que este sábado 22 de julio gracias a Dios cumplo 32 años de feliz sobriedad.
Acompañamos a los Indios en una gira negativa en cuanto a resultados, pero que hemos disfrutado en dos ciudades modernas, hermosas, históricas, realmente encantadoras como Oakland y San Francisco, tan diferentes de verdad a otras grandes ciudades de Estados Unidos.
[email protected]