Latifundio genera discordias en nuevo Gobierno de Rousseff
Apenas seis días después del inicio del segundo Gobierno de la mandataria, las dificultades que muchos analistas previeron en esa diversidad política del nuevo gabinete se empezaron a manifestar en el estratégico sector agrícola.
Enviar

Latifundio genera discordias en nuevo Gobierno de Rousseff

201501062235290.i2.jpg
Apenas seis días después del inicio del segundo Gobierno de la mandataria, las dificultades que muchos analistas previeron en esa diversidad política del nuevo gabinete se empezaron a manifestar en el estratégico sector agrícola. AFP/La República
La cuestión agraria en Brasil causó ayer las primeras discordias en el nuevo gabinete de la presidenta Dilma Rousseff con un fuerte cruce de declaraciones entre dos ministros sobre la existencia de latifundios en el vasto campo del país.
Para su segundo mandato, que comenzó este 1 de enero, Rousseff incluyó entre sus 39 ministros a representantes de todas las fuerzas políticas que apoyaron su reelección, que configuran un variopinto paraguas ideológico bajo el cual se cobijan la izquierda, el centro y la derecha.
Apenas seis días después del inicio del segundo Gobierno de la mandataria, las dificultades que muchos analistas previeron en esa diversidad política del nuevo gabinete se empezaron a manifestar en el estratégico sector agrícola.
La polémica la estableció Katia Abrei, nueva titular de Agricultura, ganadera, senadora del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB, centroderecha) y hasta ahora presidenta de la patronal que agrupa a los grandes empresarios del campo, quien este lunes negó que existan latifundios en el país.
"Los latifundios no existen más", por lo que la reforma agraria no debe ser "masiva", sino centrarse en campesinos con "vocación" de trabajo, a los que, además de tierras, se les deben garantizar asentamientos "de calidad" y con la "estructura" necesaria, declaró Abreu al diario Folha de Sao Paulo.
Esa opinión fue rebatida por el nuevo ministro de Desarrollo Agrario, Patrus Ananias, un histórico dirigente del Partido de los Trabajadores (PT, de Rousseff), quien asumió formalmente su cargo arropado por representantes de movimientos sociales opuestos al nombramiento de Abreu en Agricultura.
Ananias, cuya cartera es responsable de la reforma agraria, dijo que en Brasil "no basta con derrumbar las cercas del latifundio" y afirmó que "es preciso derrumbar también las cercas que nos limitan a una visión individualista y excluyente del proceso social".
El 1% de los grandes empresarios del campo posee casi la mitad de las tierras cultivables en Brasil y, según organizaciones sociales, como el combativo Movimiento de los Sin Tierra (MST), unos 90 mil campesinos permanecen acampados en el país a la espera de ser incluidos en planes de reforma agraria, de acuerdo con datos oficiales.
Sin embargo, los mismos movimientos sociales calculan que, en realidad, la lista de personas que pudiera beneficiarse de la reforma agraria asciende a unos cinco millones, que en su mayoría han emigrado del campo hacia las periferias de las grandes ciudades.
En su discurso, Ananias admitió que la reforma agraria "es un tema que aún despierta polémicas y encuentra resistencias", pero sostuvo que es un asunto que debe ser resuelto mediante el "diálogo" democrático y bajo la óptica de los "derechos sociales".
“Ignorar la existencia de las desigualdades y de la injusticia (en el campo) es una forma de perpetuarlas" y el Gobierno tiene el deber de "ofrecer y garantizar la oportunidad de crecimiento" a los campesinos sin tierras, a fin de "tornar concreto el concepto de la función social de la propiedad", según Ananias.
El MST, históricamente vinculado al gobernante PT, reaccionó frente a las posiciones de Abreu, a quien acusó de "representar los intereses de los segmentos más atrasados de la agricultura, que no alcanzan niveles mínimos de productividad, dañan el medioambiente y se valen del trabajo esclavo".


Brasilia/EFE

Ver comentarios