Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Las mentiras de don Alberto Cañas

| Martes 09 abril, 2013


En el anterior me referí a las primeras tres razones que don Alberto esboza para explicar por qué él adversa al expresidente Óscar Arias. Ahora continúo con las otras tres


Las mentiras de don Alberto Cañas

II Parte

Por razones de espacio el periódico La República me ha pedido que divida mi respuesta al “Chisporroteos” de don Alberto Cañas publicado el pasado miércoles 20 de marzo. Este es el segundo de los dos artículos en los que le respondo a don Alberto. En el anterior me referí a las primeras tres razones que don Alberto esboza para explicar por qué él adversa al expresidente Óscar Arias. Ahora continúo con las otras tres.
Dice don Alberto: 1. “Su gobierno dio por cancelada buena parte de la deuda del gobierno con la CCSS”. Falso. Durante muchos años el estado costarricense no hizo ninguna amortización a sus deudas con el Banco Central y la CCSS. El Presidente Arias decidió honrar en parte esas deudas con ambas instituciones antes del inicio de la crisis financiera internacional que ha padecido el mundo entero. Es cierto que no se pagó la totalidad de las deudas, pero por primera vez se llegó a una negociación de readecuación con el fin de ponerse al día hasta su cancelación total. 2. “Una tendencia fuerte a autorizar actos ilegales a empresas extranjeras, autorización que luego ha tenido que venir la Sala Constitucional a anular.” Mentira. Supongo que aquí don Alberto está haciendo referencia al caso conocido como Crucitas. En este caso la Sala Constitucional votó cinco a dos a favor de la constitucionalidad y legalidad de la concesión otorgada a la empresa Industrias Infinito, una sentencia con efecto “erga omnes”. Fue un Tribunal Contencioso Administrativo, de menor jerarquía que la Sala Constitucional e integrado por algunos jueces abiertamente antiaristas —que públicamente adversaron el TLC en la campaña del referéndum— el que votó en contra de la Sala IV, voto tristemente avalado por la Sala I y que ha provocado un conflicto de jurisdicción que todavía hoy no se ha resuelto. Usted, don Alberto, como distinguido abogado, ¿le da la razón al Tribunal Contencioso Administrativo o a la Sala IV que tanto admira? 3. “Cuando fue a Noruega a recibir el Premio Nobel de la paz, se quejó porque a su Ministro de Relaciones Exteriores, don Rodrigo Madrigal Nieto, lo hospedaron en el mismo hotel que a él”. Mentira. Yo estuve ahí. Por invitación del Rey Olaf de Noruega, don Óscar, su señora esposa y sus hijos se hospedaron en el Palacio de su majestad. Pero si así no hubiera sido, estoy seguro de que don Óscar, lejos de quejarse más bien habría insistido en que su delegación se hospedara toda en el mismo hotel. Quiénes tenemos el honor de conocerle sabemos bien que es un hombre que busca y disfruta de compartir su cariño y su mesa con sus amigos.
Lo que sí es cierto es que el Presidente Arias nunca invitó a don Alberto Cañas a colaborar en sus gobiernos. Para mentir y comer pescado hay que tener mucho cuidado. Don Alberto, si estas son sus razones para adversar a nuestro Premio Nobel, mejor búsquese otras.

José Alberto Aguilar Sevilla