Enviar
La revolución de la moda deportiva
Un verdadero movimiento social es lo que proponen dos jóvenes diseñadoras, quienes pretenden hacer más femeninas y sexis las prendas deportivas

Dos chicas españolas afincadas en Tailandia se han propuesto romper con la hegemonía masculina en la moda deportiva con una colección de 17 mil diseños femeninos que abarca los principales equipos de baloncesto y fútbol del mundo.
Las hermanas Claudia y Cintia Lorenzo, logroñesas de 16 y 13 años, además de haber patentado su propia marca, “Women Sport Revolution”, han conseguido atraer la atención de miles de mujeres hacia lo que ellas denominan la “revolución femenina en el deporte”.
“Ahora empiezan a llamar a nuestra puerta inversores, distribuidores, clubes y grandes firmas interesados en nuestra marca y movimiento social”, explica a Efe la mayor de las hermanas.
La intención de Cintia y Claudia, bajo el nombre artístico de Lunna & Arianna, es que los clubes y selecciones más importantes del mundo incluyan en sus tiendas una nueva sección para mujeres que puedan vestir de forma femenina, y no según los cánones masculinos predominantes en el deporte.
Las hermanas han convertido los masculinos calzones y camisetas de 50 equipos del mundo y de 100 selecciones nacionales como España, Argentina, México, Estados Unidos o Irán en diseños “sexis y femeninos” para mujeres de todas las edades, deportistas o aficionadas.
“Creamos esta colección porque las mujeres queremos practicar deporte o ir a los estadios a animar a nuestros equipos vestidas de forma femenina, y no como minihombres”, agrega Arianna.
Lunna y Arianna iniciaron su revolución en la moda deportiva hace cuatro años para rebelarse contra el “desprecio machista” con que eran tratadas por las pandillas de jóvenes e incluso por los mayores en los estadios de fútbol de Logroño y Madrid, donde vivieron algunos años.
“Nos llamaban ‘chicazos’ y un día llegamos a las manos porque empezaron a tirarnos objetos y uno le dio a una amiga en la cabeza”, relata una de las hermanas.
Aunque entonces solo contaban ocho y 11 años, comenzaron a diseñar sus propios uniformes para escapar de la “dictadura masculina”, muchas veces a hurtadillas, para que sus padres no se enteraran.
“Llevábamos la ropa escondida y, a veces, el profesor de deporte no nos dejaba jugar al fútbol porque no vestíamos el uniforme del colegio”, dice divertida Lunna, la menor.
A través de foros en Internet, iniciaron un intercambio de ideas con chicas de todo el mundo, principalmente de países latinos, y con sus nuevos modelos empezaron a ser mejor recibidas en los campos de fútbol.
“Empezamos a acudir a los estadios con nuestros modelitos mucho más sexis, los chicos se quedaban con la boca abierta y las chicas se acercaban y nos preguntaban por los uniformes”, recuerda Arianna.
Durante dos años tuvieron que tirar de sus ahorros y proseguir con su “revolución” en secreto, ya que sus padres les prohibieron seguir diseñando porque temían que afectara a su rendimiento escolar.
En 2008, la familia Lorenzo se trasladó a vivir a la isla indonesia de Bali, donde las hermanas entraron en contacto con chicas de todas las culturas, y en junio de este año se mudaron finalmente a Bangkok.
En Indonesia añadieron diseños deportivos con “hiyab” o velo islámico para las chicas musulmanas, así como uniformes adaptados a otros deportes como el surf.
“Women Sport Revolution” también tiene una línea de uniformes de corte militar que incluye escalafones según el grado de fidelidad y compromiso de las aficionadas, así como complementos de todo tipo, un cómic con la historia de las hermanas y una página web.

Bangkok / Efe
Ver comentarios