Pizarrón
La oposición política


La oposición política nacional está referida a la existencia, en primer lugar, de los partidos políticos (PP) que participan en las elecciones, porque hay PP que no participan en ellas, en segundo lugar a los PP que tienen representación legislativa y a sus modalidades fraccionarias, en tercer lugar, a personas agrupadas en distintas organizaciones sociales, sindicatos, cámaras empresariales, cooperativas y organizaciones no gubernamentales u otras, que en la discusión de asuntos públicos toman distancia frente al gobierno y sus políticas, y llevan a cabo agitación o movilizaciones en apoyo de sus demandas y propuestas, en cuarto lugar a personas que actúan como francotiradores o guerrilleros desorganizados que en programas de opinión alternativos, en medios de comunicación, se la pasan despotricando y llamando a no votar, con un alto grado de frustración personal y, hasta tal vez, política, a no participar en elecciones y contra los PP y sus dirigentes. A nivel municipal da la sensación de que no existen ni los partidos ni la oposición local.
Los abstencionistas no son oposición política a nada, ni se les puede tomar como opositores gubernativos ni de los PP. Sencillamente son indiferentes al acontecer político en tanto no sienten que los PP existentes alteran sus comodidades o confortabilidades políticas, económicas y sociales, y de algún modo perciben que con cualquier PP que gane en elecciones su situación no va a desmejorar. Al menos hasta hoy es así. Se equivocan los que suman al abstencionismo como parte de la oposición. En la práctica suma a favor del que gana las elecciones.
Los PP nacionales una vez que termina el proceso electoral prácticamente desaparecen y de ellos ni siquiera hay pronunciamientos oficiales sobre la situación política o económica del país, del gobierno o mensajes a sus afiliados y seguidores informándoles y dándoles directrices de actuación y de esclarecimiento del panorama nacional. No recuerdo en los últimos seis años un solo pronunciamiento público en este sentido.
Esto hace que estos PP tengan ese carácter de máquinas electorales, que solo se organizan para los comicios. No es así con ciertos PP, especialmente de la llamada izquierda, que aun cuando no participan o no tienen un espacio electoral tratan de realizar alguna labor, aunque modesta, en este sentido con sus afiliados o simpatizantes.
Ni siquiera usan activamente las redes electrónicas para agitar y organizar partidariamente o divulgar constante sus pronunciamientos sobre el pulso político cotidiano. La usan más los PP en el parlamento para divulgar parte de su trabajo y de sus diputados.
Algunas organizaciones sociales tienen un discurso muy antigobierno pero no antipartido gobernante porque muchos de sus afiliados están o simpatizan con el Partido Liberación Nacional (PLN), en este caso, o con el Partido Unidad Social Cristiana cuando ha sido gobierno. Asociaciones gremiales de educadores en las últimas semanas en sus pronunciamientos sí atacan al PLN como gobierno o como partido gobernante. Esto en un cambio en el discurso político gremial.

Vladimir de la Cruz

Notas Anteriores

Miércoles 01 Agosto, 2012

Candidatos y partidos

El ambiente político nacional, cada vez más, se calienta hacia 2014 desde la ...
Miércoles 11 Julio, 2012

Arismo y liberacionismo

El liberacionismo (PLN) es una fuerza objetiva, material, existente, más allá de los ...