Enviar
La naranja está imparable
Holanda clasificó a su tercera final 32 años después

Aunque sufrió en los minutos finales, la selección de Holanda ratificó su excelente paso, arrollador y fino, que ha mostrado en el Mundial para vencer 3-2 a Uruguay y hacerse con el primer cupo de la gran final.
La famosa “naranja mecánica” parece tener una segunda parte, al menos ya emulado con el regreso a la final, algo que no se lograba desde hace 32, tras haber estado en la de los mundiales de 1974 en Alemania y 1978 en Argentina. En ambas ocasiones terminaron derrotados por las selecciones locales.
Pero ahora, con un perfil más bajo, generando menos expectativas, pero si muchas simpatías, los dirigidos por Bert Van Marwijk, llevan un paso perfecto en Sudáfrica, donde han sellado con victoria sus seis presentaciones.
Uruguay lo intentó, pero la verdad es que era menos que los europeos y aunque al final estuvo cerca de estirar al menos hasta los tiempos extras el juego, se quedó con las ganas de frenar el paso de la “orange”.
La lectura del juego era fácil. Holanda se quería hacer del control del juego y Uruguay lo permitía, eso si, hasta la zona donde no se generase peligro. Cuando ellos tenían el balón adelantaban filas en busca de una sorpresa, sobre todo en piernas de Diego Forlán.
Y es que aparte de que Holanda en el papel lucía superior y de verdad en la cancha también, los sudamericanos adolecían las bajas de sus figuras determinantes, como lo eran Diego Lugano y su otro goleador Luis Suárez.
Así tuvo que aparecer la individualidad para que el marcador se moviera y el primero en hacerlo fue Giovanni van Bronckhorst, quien a los 18 minutos, desde fuera del área soltó un obús que se coló en el ángulo de la portería de Fernando Muslera.
Poco cambió el juego, salvo que Uruguay intentó que las visitas al área rival fuesen más seguidas y eso, cuando ya agonizaba la primera parte le dio sus frutos cuando Forlán también apostando al remate de larga distancia, fusiló a Stekelenburg, quien ni siquiera vio pasar la Jabulani.
Todo quedó para la complementaria. Holanda apretó más y requirió de sólo 3 minutos para sellar el pase a la gran final, guiada de la mano de sus estrellas Wesley Sneijder y Arjen Robben.
El primero marcó el 2-1 en acción rápida por la izquierda, soltó un remate cruzado, que contó con el desvío de un defensor y tres minutos más tarde, al 73, de un cabezazo Robben puso el 3 -1.
Sin Forlán en la cancha, reemplazado por agotamiento, sobre la hora Uruguay se fue encima de Holanda y logró descontar por medio de Maxi Pereira al 92’, pero sin tiempo para una nueva reacción épica.

Cristian Williams y EFE
[email protected]
Ver comentarios