Enviar
Sábado 17 Marzo, 2012

La maldición del oro negro

Si usted tiene buena memoria recordará que para finales de 2007 y buena parte de 2008 los precios del petróleo, según su cotización internacional, hicieron sonar todas las alarmas debido a sus incrementos. Para mediados de 2008, ordenados según su calidad; el West Texas Intermediate (WTI), Brent y el petróleo de la OPEC rompieron récords y rozaron los USD150.00 por contrato con un precio ponderado de USD142.05.
Si usted tuviese la facilidad para extraer y refinar su propio petróleo con una mezcla de WTI, Brent y OPEC solo habría gastado un tercio de un centavo de dólar para llenar un tanque promedio de gasolina (USD0.09 para sus gastos de gasolina del año). La realidad es que toca pagar los precios que hay en la bomba y los precios llegaron a cifras récord.
En los Estados Unidos se llegó a pagar, en promedio, más de USD4.00 por galón (USD1.05 por litro, USD53.56 para llenar un tanque y USD1.400.00 para sus gastos de gasolina del año como mínimo). En países que no producen y/o refinan suficiente crudo el precio fue más alto. Al poco tiempo llegó lo más dramático de la crisis financiera, el crecimiento global se deterioró y los precios bajaron.
Estados Unidos empieza a mostrar algún grado de recuperación en su economía y esto, junto a las tensiones en el Medio Oriente, ha impulsado un crecimiento sostenido en los precios del petróleo en meses recientes aún cuando Europa está “clausurada hasta nuevo aviso” y China parece perder un poco de impulso. Los precios, sin embargo, están destinados a subir por dos razones ineludibles y fundamentales. La primera es que los depósitos de petróleo han llegado a un pico y lo que queda por extraer es de menor calidad y con mayor costo involucrado.
La segunda es una desgracia actual: OPEC, el cartel petrolero, produce casi la mitad del petróleo que se vende en el mundo y sus miembros necesitan precios internacionales superiores a los USD100.00 por contrato para mantener el nivel de gasto corriente y poder complacer a sociedades que están cada vez más interesadas en un cambio político.
El ministro de finanzas de Arabia Saudita, Ali Naimi, ha comunicado esta necesidad y antes lo han hecho países como Argelia y Venezuela. El Rey Abdullah de Arabia Saudita había mencionado en el 2008 que necesitaban USD75.00 por contrato y hace una década solo necesitaban USD25.00.
Asumamos que la OPEC logra USD100.00 por contrato y que la conversión de crudo a gasolina mantiene la eficiencia del punto más alto del precio en 2008. Si esto fuera así, el precio promedio de la gasolina en los Estados Unidos debería rondar los USD3.00 pero ya está arriba de los USD3.50, el precio ponderado WTI/Brent/OPEC está rondando los USD110.00 por contrato y el precio OPEC por contrato ha pasado de los USD120.00.
Para nosotros, ciudadanos de países netamente importadores de petróleo y sin perspectivas de desarrollar la siguiente gran fuente de energía, el mundo cambiará más rápido de lo que imaginamos.

Eduardo Ordóñez Bueso
Analista Financiero de AMBA Research