Foto 1
Enviar

INTERNACIONALES

No todo es negativo en la Península Ibérica

La España detrás de la crisis

La nación tienen un 32% de población cualificada por delante de Alemania y Francia

201305052055041.in5.jpg
Aumento de la flexibilidad, apuesta por la innovación y la calidad, racionalización de costos, moderación salarial, seguridad jurídica, posición geoestratégica y —en la ofensiva— infraestructuras y redes de telecomunicaciones de punta, son los titulares de una selección española que, en el escenario del fatalismo, lucha por levantar la copa del mundial de la competitividad industrial.
Conozca la otra cara de una España asolada por los embistes de su más fehaciente rival: la desconfianza.
FIVE365 hace eco de un informe dado a conocer por la firma de comunicación española ABC.es, el cual revela que en ese país las empresas innovadoras facturan el 73% de las ventas y generan el 65% del empleo. España es catalogada como una economía intensiva en conocimiento, con un porcentaje de población cualificada del 32%, por delante de Alemania y Francia.
El aumento del desempleo, frente al entorno de la crisis del euro, provocó una reducción de las expectativas salariales, pero en cambio tuvo un impacto favorable en la productividad. De acuerdo con Ignacio de la Torre, académico del IE Business School, España tuvo éxito en ajustar lo que denomina “la trinidad de costos laborales por horas, productividad por hora y número de horas trabajadas”.
Así, la economía local ganó terreno como uno de los destinos de inversión más atractivos de Europa y de Occidente. El PIB por hora trabajada avanzó un 8% desde 2008, frente a caídas del 1% en países como Reino Unido y Alemania. La fuerza laboral es un 30% más barata que la media de la Eurozona, pero la diferencia de productividad es menor al 10%.
Datos de Eurostat registran que el Coste Laboral Unitario (CLU) en España disminuyó un 4% desde 2008, mientras que en los principales socios comerciales europeos se incrementó entre cinco y diez puntos. Estadística previas también destacan que los españoles laboran más horas que en la mayoría de países de la OCDE.
Mientras la tela de crisis se posa en toda Europa, en territorio español multinacionales como Renault-Nissan, Ford, Iveco y Seathan proponen y ejecutan inversiones por más de 3 mil millones que consentirán 4 mil nuevos empleos.
Consecuente con ello, Carlos Ghosn, presidente de la alianza franco-nipona Renault-Nissan, asegura que España es uno de los países más avanzados de Europa en estos momentos a la hora de afrontar el problema de la competitividad industrial.
Para Mario Armero, vicepresidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), la cultura de negociación como flexibilidad que se ratifica ahora por la reforma laboral, incentiva a las multinacionales del motor y explica el éxito del sector como destinatario de inversiones industriales.
Prestigio desestimado
Los sectores con mayor apuesta por la inversión en I+D+i y valor añadido son los que están disputando la final de la competitividad. Automoción, biotecnología, TIC, agroalimentario, aeroespacial y máquina-herramienta conforman una facturación del 35% del PIB.
Asimismo, Rosa García, presidenta de Siemens en España, enfatiza la importancia de la innovación para el crecimiento económico.
Según García, España está sobradamente preparada y lista para trabajar. No obstante, queda la tarea de acabar de espantar al monstruo del pesimismo que sigue latente en la esfera mediática.
La compañía alemana cuenta con varias fábricas en España, entre la que destacan Cornellá, Getafe y la planta de radiofármacos de Arganda del Rey, desde las cuales se exporta “tecnología de punta a todo el mundo con estándares de calidad difíciles de igualar. Los tres centros son ejemplo de competencia y flexibilidad”, subraya la jerarca de la firma.


Maria Morales
©FIVE365.COM
 

Ver comentarios