Enviar
La propuesta de justicia y paz


Costa Rica es hoy un país en serios problemas. El aumento de la delincuencia y el crimen organizado, el retraso en la infraestructura, el constante incremento en el costo de la vida, entre otros que estremecen a diario a la población, la colocan en situación de crisis y riesgo de pérdida de los mejores valores de su identidad en un afán por sobrevivir y buscar soluciones o alivio a la agobiante realidad.
En esta circunstancia, adquiere doble importancia el hecho de que en poco más de un mes Costa Rica estará en la Presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU, en la figura del embajador ante esa entidad Jorge Urbina, aunque muchos han perdido fe actualmente en algunos organismos internacionales.
Esta coyuntura es sin duda una buena oportunidad para que el país recupere ante el mundo uno de los aspectos más importantes de su identidad, su vocación de paz. En este sentido, y aunque no se sabe hoy cuál será el resultado de las dos propuestas que nuestro embajador presentará y que se relacionan con la paz y la justicia, pareciera acertada la iniciativa de enfocar los esfuerzos en ellas.
La propuesta del Consenso de Costa Rica de disminuir recursos económicos al gasto militar y aumentarlos al desarrollo de las naciones, especialmente de las menos avanzadas, tendrá que variar un poco porque ese Consejo por su naturaleza no se ocupa de esa materia, pero sin duda puede reforzar el nombre del país, con su rasgos, en el escenario mundial.

La otra iniciativa, que se refiere al tema de justicia y paz es también una forma de reforzar la identidad de un país que abolió su ejército hace ya 60 años.

Pero además de la imagen hacia el exterior, ojalá la iniciativa sirviera también para reforzar esa identidad en cada costarricense, para que esos conceptos de justicia y paz sean los que orienten desde sus más pequeñas acciones cotidianas hasta las más trascendentales.

Al país le urge un cambio que les devuelva a los costarricenses la posibilidad de vivir su identidad, es decir, de vivir en paz. Es por esto que las propuestas que se presenten al Consejo de Seguridad sobre justicia y paz, deberían guardar coherencia con políticas internas destinadas a lo mismo.
Ver comentarios