Enviar
Jueves 8 Octubre, 2009


¿Justicia ciega?


Después de leer y oír los reiterados lugares comunes de la prensa en todas sus manifestaciones, como que las sentencias se defienden solas, respeto la majestad de los tribunales de justicia, respeto la sentencia pero no la comparto, no usemos la sentencia con fines políticos y muchas frases más de la misma estirpe, todas igualmente huecas, víctima que fui de una injusta persecución y en defensa de una persona encarcelada por el mismo delito ayer condenado, no me queda más que reír ante la gran farsa que se presenta a la gradería nacional.
De acuerdo con lo dicho por la juez al leer sentencia en el juicio Caja - Fischel, un grupo de personas se repartieron nueve millones de dólares en comisiones por el famoso préstamo Finlandia y las sentencias van desde 5 a 3 años y medio por la comisión de dos peculados, un peculado continuado, por haber recibido pagos desde ocho millones de dólares, hasta doscientos o cien mil dólares.
Defiendo a una distinguida señora que según la fiscalía cometió un peculado continuado, la misma figura que aplicaron a los señores que supuestamente se favorecieron con los 9 millones de dólares, nada más que en el caso de mi defendida el peculado continuado fue por 52.000 colones, sí, cincuenta y dos mil colones.
Para mi defendida, la fiscalía pidió 47 años de prisión. Para los señores del caso Finlandia, la misma Fiscalía pidió de 24 a 4 años.
A mi defendida la condenaron a 6 años de prisión por la comisión de un peculado continuado de 52.000 colones y nuestros Tribunales condenan por el mismo delito a los señores del caso Finlandia a 5 años y 3 años y medio por haberse repartido supuestamente, 9 millones de dólares.
En el caso de mi defendida el Tribuna concluyó:
“… Si bien la suma de estos cheques asciende a cincuenta y dos mil ochocientos colones, lo cual resulta ser una suma ínfima, la pena mínima para este tipo de delincuencia es de seis años, lo que en modo alguno es proporcional a los hechos cometidos, pues el perjuicio económico que se causó a raíz de los hechos investigados no es de gran envergadura, pero al haber dispuesto las reglas del delito continuado, el tribunal se ve en la obligación por imperio de ley, de aumentar otro tanto…”(página 138 de la sentencia……, sin embargo se considera de que dicha pena en realidad es bastante alta, a pesar de ser el mínimo de ley, no siendo objetivamente considerada proporcional con la gravedad de los hechos ni con los aspectos personales de la encartada,…”
En el caso de mi defendida, se le acusó y condenó sin prueba. En el expediente no consta su firma en los documentos con base en los cuales supuestamente autorizó los cheques por 52.000 colones en que se basa el supuesto peculado continuado. En el caso Finlandia, supuestamente hay prueba en abundancia.
¿Por qué un mismo delito, con la diferencia que en un caso se trata de 52.000 colones y en el otro de 5.900.000 millones de colones tienen un trato tan diferente? Por qué la pena es inferior en el de mayor monto? Por qué la Fiscalía pide montos de penas diferentes? ¿Por qué la justicia no es igual para todos?
Hemos recurrido al Ministerio de Justicia, a la Sala III a las Sala IV y nadie nos ha escuchado. La señora guarda prisión desde hace año y medio, al haber sido condenada sin pruebas, ¡¡¡por 52.000 colones!!!
¿Se trata de los mismos Tribunales, de la misma justicia, de la misma legislación, de la misma Fiscalía? No. Ni es la misma Costa Rica ni son las mismas personas las que se juzgan.