Enviar
Juan Valdez cumple 50 años

Juan Valdez, el símbolo del café del colombiano y representado en un campesino con sombrero y tupido bigote, cumplió el jueves 50 años llevando la seña de identidad de los caficultores a los confines del planeta.
El rostro de este cafetero apareció por primera vez en una edición dominical del New York Times en 1960, junto al texto: “El café de Colombia se tomó Nueva York”, lo que dio inicio a una campaña que con el tiempo ha sido considerada como una de las mejores estrategias publicitarias de la historia.
Más de medio millón de caficultores están detrás de este personaje, congregados bajo el paraguas de la Federación de Cafeteros de Colombia (Federacafé), que el jueves rindió homenaje a este símbolo en su 50 cumpleaños.
Y es que Juan Valdez no solamente ha conseguido colocar el café colombiano por todo el planeta, si no que ha logrado que éste se identifique “como el mejor café del mundo” y ha resultado esencial para mostrar “la cara amable del país en el exterior”, aseguró Luis Gerardo Muñoz, Gerente General de Federacafé, durante los actos conmemorativos celebrados el jueves en Bogotá.
Después de que en 1927 los caficultores se organizaran a través de la Federación, éstos concluyeron que pese a ese logro, era necesario hacer un esfuerzo para enseñarles a los compradores que el café del país andino era, realmente, el mejor del mundo.
Así, y en manos de la empresa publicitaria estadounidense DDB, nació Juan Valdez.
Caracterizado por reflejar las características de los campesinos nacidos en las montañas, Juan Valdez se identifica con “la perseverancia, el orgullo por su labor y el compromiso con la tierra y su gente”.
“Esa gallarda pareja de arriero y su mula Conchita es un maravilloso símbolo de nuestra idiosincrasia, es la mejor imagen de esos miles de Juan Valdez que han construido un modelo de paz en medio de sus cafetales, en suelo y bajo el cielo colombiano”, dijo Muñoz.
Los anuncios publicitarios que se lanzaron a comienzos de la década de los sesenta en Estados Unidos, primer consumidor mundial, resaltaban los valores de la laboriosa tarea que conlleva cosechar cada grano.
“Para producir dos sacos de café se requiere una cosecha de 308 cafetos; los cultivos se desarrollan en las pendientes de las laderas de los Andes; la recolección se hace grano a grano; y las características de la tierra y el sombrío de otros árboles son fundamentales para garantizar la calidad del producto”, rezaba uno de los anuncios emitidos en EE.UU. en 1961.
Pero “más que una marca o un icono, Juan Valdez es un instrumento de paz y de responsabilidad social; es una más de las innovadoras iniciativas y estrategias que los cafeteros de Colombia y su Federación han desarrollado para contribuir y mejorar la calidad de vida de los productores fortaleciendo sus ingresos”, remarcó el viernes Muñoz.
Acompañado siempre por la mula Conchita, el primer actor que representó a Juan Valdez fue el cubano José Duval, a quien siguió el antioqueño Carlos Sánchez, quien lo encarnaría durante 37 años hasta que desde 2006 lo hace Carlos Castañeda, también procedente de Antioquia (noroeste).
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, asistió al evento y confesó que tras haber trabajado durante años para Federacafé, por sus venas, “como por las venas de muchos colombianos, además de sangre corre café”, y agregó además estar convencido de que lo que “es bueno para el café es bueno para Colombia”.

Bogotá
EFE
Ver comentarios