Enviar
Sábado 29 Septiembre, 2007

Jóvenes digamos “sí” por Costa Rica

Como joven costarricense y socialcristiano inspirado en los principios ideológicos de búsqueda del bien común, dignidad de la persona humana, solidaridad y subsidiaridad, creo firmemente en esta lucha que hemos iniciado los que apoyamos el “sí” al TLC, por lo que hago un llamado a los jóvenes de mi patria. Necesitamos la participación de los jóvenes.
Qué honor más grande le toca vivir a esta nueva generación de jóvenes, por primera vez Costa Rica realizará un referéndum, será el pueblo, libre y soberano quien tendrá la responsabilidad de aprobar o no una ley de la República. El próximo 7 de octubre todas y todos seremos diputados por un día, los jóvenes estamos llamados a dar el ejemplo y demostrar que valió la pena dar la lucha por abrir estos espacios de interacción, ese ejemplo se inicia con la responsabilidad de salir a votar, no votamos por un partido político, ni por una figura política, votamos por el futuro del país; nuestro voto sin lugar a duda marcará el rumbo que queremos para las próximas generaciones.
Los invito a que hagamos sentir el valor de los jóvenes y llevemos el mensaje a cada rincón del país, digámosle a la gente que la juventud está en pie de lucha, que hoy más que nunca saldrá a defender las obras que por tantos años hemos respaldado y de las que nos sentimos orgullosos.
Hoy estoy seguro de que los jóvenes y en especial los socialcristianos le decimos “sí” al desarrollo, “sí” al progreso pero lo más importante es que decimos “sí” a más y mejores empleos.
Esta tarea de convencimiento no puede, ni debe ser únicamente de los líderes políticos de vieja guardia, sino también de la participación de un nuevo grupo de líderes jóvenes, con ideas frescas, planteamientos serios y visión de futuro, llegó la hora de arrollarse las mangas y ponerse a trabajar por Costa Rica dejando de lado intereses y ambiciones personales. Es necesario recorrer el país de frontera a frontera, de costa a costa, conversando con nuestros compañeros y amigos sobre las ventajas de decir “sí” al TLC y las repercusiones de decir “no” este 7 de octubre.
A los socialcristianos les digo que unamos nuestros corazones y unidos todos, luchemos por lo que hoy creemos: la apertura comercial es una propuesta socialcristiana, los cinco tratados comerciales que tenemos en nuestro país se negociaron y aprobaron bajo el liderazgo de políticos socialcristianos. Hoy nos corresponde, a todos nosotros, inspirados en un deber patriótico, luchar y defender las obras que nos han hecho grandes y con la frente de alto debemos dar un paso hacia adelante y decir presente levantando la bandera del país.
Mañana será tarde y ya no habrá sentido en llorar por la leche derramada, como dice un adagio popular. Debemos actuar hoy y ya para que esta Costa Rica que todos queremos siga siendo una tierra de paz, democracia y desarrollo humano.

Juan Pablo Estrada Gómez
Cédula 3-368-970