Johnson, de bufón de la corte a príncipe heredero tras Brexit
El exalcalde de Londres necesitará aprovechar el apoyo populista que lo convirtió en una figura destacada en la campaña por abandonar la UE. Bloomberg/La República
Enviar

 Boris Johnson, el favorito de los corredores de apuesta para relevar a David Cameron como primer ministro después de que el Reino Unido votara a favor de abandonar la Unión Europea, deberá completar la transición de “bufón” a gobernante para entrar en el papel. Su primera tarea será expresar lo que en realidad un Brexit significará.
El exalcalde de Londres, que ayudó a forjar el cinismo del Reino Unido hacia la Unión Europea (UE) cuando era periodista en Bruselas, necesitará aprovechar el apoyo populista que lo convirtió en una figura destacada en la campaña por abandonar la UE. Para ello, necesita demostrar que es capaz de poner en práctica las promesas que hizo sobre un futuro de “praderas soleadas” con las que ganó votantes en Inglaterra y Gales, aunque no en Escocia o Londres.


“Él se ha sumado a esta ola pero no ha demostrado tener la capacidad para políticas complicadas, solo les ha dicho a las personas lo que quieren oír”, dijo Steve Fielding profesor de política de la Universidad de Manchester. “Es un político para los momentos buenos y este no es un buen momento. Este es potencialmente un Dunquerque financiero y yo no creo que él sea Winston Churchill”.
Durante la campaña áspera, constantemente se le pidió a Johnson que compartiera su visión de un Reino Unido post Brexit y apenas si entró en los detalles, prefiriendo enfocarse en la independencia, la soberanía y las “enormes cantidades de dinero” que estarían disponibles para gastar en “nuestras prioridades”.
Durante un comunicado, alabando la victoria de la campaña de “salida”, enfatizó que aún había tiempo para trabajar en los detalles de la futura relación del Reino Unido con la Unión Europea. “No hay necesidad de apresurarse, nada cambiará en el corto plazo”, dijo.
El candidato con más posibilidades no ha ganado un puesto de liderazgo dentro del partido Conservador desde Anthony Eden en 1955 y el ascenso de Johnson al mandato no es una conclusión anticipada.
El ministro de Finanzas George Osborne, en alguna ocasión el favorito para líder, está demasiado vinculado con Cameron para ser considerado un candidato serio, abriéndole camino a Theresa May, ministra del Interior, o para el compañero de campaña de Johnson, Michael Grove. Otros contendientes podrían ser el ministro de Trabajo y Pensiones, Stephen Crabb, o el ministro de Educación, Nicky Morgan, ambos del lado del partido Conservador a favor de la permanencia.
Para Johnson, de 52 años, tomar el cargo en un momento de crisis aun cuando sea una creación de él mismo será un desafío para el que asegura estar preparado, aunque sus colegas conservadores estén menos seguros de ello.

 

 


Ver comentarios