Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 13 Febrero, 2013

Johnny Araya Monge no tiene que renunciar a su condición de Alcalde cuando sea proclamado oficialmente Candidato Presidencial del PLN


Pizarrón

Johnny Araya, Alcalde y Candidato presidencial

El Alcalde de San José, Johnny Araya Monge, está nombrado como Alcalde, resultado de una elección popular en 2010, hasta 2016.
Su labor de muchos años es cada vez más reconocida, y este último periodo tiene resonancia cada vez más amplia.
Los resultados de su trabajo visible son los cierres del Paseo Colón para disfrute dominical de familias, padres y niños, los Festivales de la Luz cada fin de año, los tres bulevares, que ha impulsado y le han dado vida a la ciudad y espacio a los peatones para un mejor deleite y disfrute de espacios públicos, que dinamizaron la economía urbana del casco central citadino, y hasta su concepto, aún en discordia, del Barrio Chino, los espacios de deportes, cultura y recreación que ha creado e impulsado en los barrios populosos de la capital, los centros de acopio para el reciclaje de la basura plástica, de vidrio y papel, algunos intentos aún débiles de estimular la vivienda popular y centros de atención de niños a modo de guarderías.
También, la recuperación del centro de la capital como sitio de vida y habitación, no solo de gente mayor sino de jóvenes, las políticas audaces de la Municipalidad de apoyar la construcción de condominios y de hacer de La Sabana no solo el pulmón de la capital sino un espacio parecido al Central Park de New York, y estimular parques similares en distritos josefinos… y los juegos deportivos centroamericanos.
Estas son tan solo algunas de las puntas de los iceberg que le ganan simpatía, fuerza moral y política para visualizarlo hoy como un gran funcionario público, y como el único y mejor aspirante presidencial, puesto bien ganado dentro del PLN, sin necesidad de la convención interna, experiencia que ya había tenido en campañas anteriores, y por la ausencia de candidatos presidenciales de los otros 17 partidos nacionales, que aún no los han proclamado. Cuando estos aparezcan después de mayo, entonces tendrá que medirse con esos en cualidades personales, experiencia política y apoyo partidario. Por ahora va solito.
La legislación electoral municipal y nacional permite la reelección consecutiva de los Alcaldes. Con ella los alcaldes sin perder su condición pueden estar las 24 horas del día en la política, discusión de asuntos públicos y de gobierno, y en el ejercicio de su gobierno municipal sin contradicción administrativa.
También les permite como ciudadanos a los alcaldes aspirar a otros puestos como el de diputados o Presidente, sin renunciar a su cargo.
En este sentido Johnny Araya Monge no tiene que renunciar a su condición de Alcalde cuando sea proclamado oficialmente Candidato Presidencial del PLN. Eso lo va a obligar a trabajar más duro en ambas responsabilidades. Los que se lo reclamen solo evidenciarán su propia debilidad y temor, y su segura derrota moral.
Lo más que podría hacer el Alcalde Araya para atender los últimos días de su campaña presidencial es pedir permiso sin goce de sueldo desde el 3 de octubre, cuando por ley se prohíbe a las alcaldías e instituciones públicas realizar publicidad sobre su obra realizada hasta el 15 de febrero, cuando esté claro quien es el ganador presidencial. O bien pedir el permiso a partir del día que termina el Festival de la Luz de 2013.


Vladimir de la Cruz