Inversionistas conservadores deben apostar al corto plazo
Enviar
Inversionistas conservadores deben apostar al corto plazo
Grado de aversión al riesgo y horizonte para recibir réditos condicionan la conformación de carteras individuales

Juan Pablo Arias
[email protected]

Privilegiar las inversiones en el corto plazo es la recomendación que los especialistas sugieren a los más conservadores para el resto de 2010, esto con el fin de prever una eventual subida en tasas de interés, tanto en colones como en dólares.
Pese a las múltiples opciones que se pueden encontrar en los mercados local e internacional, un inversionista debe tomar en cuenta su aversión al riego y el horizonte de inversión al que desea colocar los recursos.

“Un inversionista que se considera conservador debería premiar la liquidez”, comentó Juan Pablo Segura, trader de Aldesa.
En este sentido, opciones como los bonos cero cupón del Banco Central en colones y los títulos del Tesoro en dólares estarían entre las preferidas por los inversionistas con menor tolerancia al riesgo.
Las inversiones en monedas diferentes del dólar y el colón también pueden ser consideradas para las carteras de plazos más cortos, siempre y cuando se ajusten al perfil conservador.
“En general es una buena idea, se puede considerar para una parte pequeña del portafolio, agregar bonos de baja duración en euros, dólares australianos y canadienses, libras esterlinas y oro”, comentó Gina Ampié, gerente de INS Valores.
Con respecto al largo plazo, nuevamente entran en juego el grado de aversión al riesgo del inversionista y la fecha o regularidad con que espera recibir beneficios de su inversión.
“En general, creemos que existe una oportunidad interesante en bonos de tasa fija de mediano plazo de colones y de mediano y largo en bonos ajustables en colones, estos últimos por asuntos de valoración”, sostuvo Ampié.
Para los portafolios con el horizonte más largo se amplía la gama de productos que pueden ser considerados.
“Los inversionistas cuyo horizonte sea de largo plazo y no tengan necesidad de tocar esos recursos para sustentar gastos o pasivos en moneda local, podrían lograr una mejor y mayor diversificación de su portafolio al incluir una canasta de monedas”, indicó Segura.
El acuerdo SGV-A-141 de la Superintendencia General de Valores establece los parámetros que utilizarán los intermediarios bursátiles para determinar el grado tolerancia al riesgo de un inversionista antes de conformar una cartera de inversión.

Ver comentarios