Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



MAGAZINE


Inmortal de la literatura

| Sábado 13 marzo, 2010



Inmortal de la literatura
Muere Miguel Delibes, patriarca de las letras españolas

Valladolid, España
EFE

El escritor y académico Miguel Delibes, patriarca de las letras españolas y maestro de la narrativa del siglo XX, falleció el viernes en Valladolid.
La salud del Premio Cervantes de 1993, que fue operado de un cáncer de colon en 1989 nada más publicar “El hereje” —su última novela—, se había agravado en las pasadas horas y desde el jueves estaba inconsciente.
Los Reyes subrayaron en su telegrama de pésame a la familia de Delibes, académico de la Lengua desde 1973, su “incansable tarea”, que le granjeó “la admiración y el cariño de todos”, y resaltaron asimismo su “compromiso vital, profundo y constante con la lengua castellana”.
El escritor y periodista fallecido plasmó en su obra “la esencia de una manera de ser, pensar y de vivir”, según el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha.
Representantes culturales, sociales y políticos han coincidido en destacar la enorme talla intelectual y humanista de Delibes, fallecido a los 89 años.
La capilla ardiente del escritor quedó instalada en el salón de recepciones del Ayuntamiento de Valladolid y tras el funeral, que se celebra el sábado en la catedral metropolitana, será incinerado y sus cenizas depositadas en el Panteón de Vallisoletanos Ilustres del Cementerio del Carmen de Valladolid.
En Castilla y León se han decretado tres días de condolencia oficial por la muerte de “uno de los inmortales de la literatura”, a juicio del presidente de esa comunidad autónoma, Juan Vicente Herrera.
Delibes es autor de alrededor de 70 títulos, entre ellos “La sombra del ciprés es alargada”, “El camino”, “Cinco horas con Mario”, “Los santos inocentes” y “Diario de un emigrante”, parte de cuya acción se sitúa en América.
“Fue un gran cronista de humanidad”, que supo recoger en sus obras “la esencia de una manera de ser, de pensar y de vivir”, resaltó a EFE un emocionado Víctor García de la Concha.
El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, calificó al esc
ritor como “uno de los grandes” y “la voz austera de un país sumido en el silencio”.
La ministra de Cultura, Angeles González-Sinde, lamentó que “no haya dado tiempo para que se le conceda el Premio Nobel.
Más de 12 mil personas acudieron a despedir a Delibes, en un “testimonio del reconocimiento que el ciudadano de a pie tenía por un personaje que era serio pero que en la distancia corta era tierno y cercano”, explicó el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva.
Delibes recibió los premios más importantes de las letras hispanas y fue uno de los autores españoles más adaptados al cine y al teatro, así como uno de los primeros en alertar de las graves consecuencias de la agresión humana a la naturaleza.
Era “uno de los últimos grandes clásicos”, según el escritor y académico Luis Mateo Díez, una apreciación compartida por Arturo Pérez-Reverte, para quien “ahora solo nos queda Juan Marsé como escritor de esa envergadura”.
El director de cine Mario Camus, que adaptó en 1984 “Los santos inocentes”, recordó a Delibes como “un escritor descomunal”, cuyos personajes tienen “una personalidad y un carácter fantásticos”.
El último libro de Delibes se remonta estrictamente a 2005 (“La tierra herida”, una conversación escrita junto a su primogénito Miguel).
El escritor, periodista, cazador, amante de la naturaleza, deportista y padre de familia descansa ya.