Enviar
Posiciones antagónicas podrían complicar negociaciones de Costa Rica en proceso de integración con el istmo
Industriales y productores de alimentos pugnan por aranceles
Se acaba el tiempo para resolver diferendo

La industria alimentaria y productores agropecuarios se han puesto guantes de boxeo, y el escenario de combate son los recientes intentos que se llevan a cabo por acelerar el proceso de integración económica centroamericana.
El principal punto de conflicto son las barreras arancelarias, adversadas por los industriales, pero defendidas intensamente por los agropecuarios.
Este último grupo acusa al réferi de tomar partido, en este caso al Ministerio de Comercio Exterior (Comex) de favorecer la eliminación de aranceles en las negociaciones que finalmente Costa Rica respalda de cara a la integración del istmo.
Con este motivo se abrió un periodo de consultas donde ambas partes tendrían que exponer sus posiciones en torno al arancel.
“Hemos renunciado al proceso de consulta, porque nos parece que abiertamente se favorece a los interesados en que caigan las protecciones que reciben miles de pequeños y medianos productores”, explicó Alvaro Sáenz, presidente de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria (CNAA); “no vamos a atender el llamado de Comex, y vamos a llevar la defensa de los intereses de nuestros asociados hasta las consecuencias que ameriten”, sentenció.
El periodo de consulta está planteado desde el pasado 28 de julio y se extenderá hasta hoy.
Por su parte, en Comex defienden la necesidad de llevar a su fin “…un proceso de consulta que es idéntico a los que se llevan a cabo en cualquier negociación”.
“En este caso particular tal definición involucra las eventuales propuestas técnicas que el país plantearía en el Subsistema”, agregaron voceros de esa cartera, ante consulta hecha por LA REPUBLICA.
Del otro lado del cuadrilátero, los industriales de la alimentación señalan que durante años se han mantenido barreras arancelarias que protegen a los productores agropecuarios, lo cual —a su criterio— termina afectando al sector productivo que ofrece alimentos terminados.
“El hecho de que algunos productos no estén desgravados para su importación, golpea directamente la producción alimentaria (…) el azúcar producida en Costa Rica, por ejemplo, es más cara aquí que en el extranjero; esas cosas no permiten competir eficientemente”, debatió Tomás Pozuelo, presidente de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (CACIA).
Uno de los argumentos que lanza esta industria es que mientras existen tratados que permiten el ingreso de alimentos preparados, en el país los aranceles para la materia prima impiden que ellos compitan en igualdad de condiciones.
“Un ejemplo de esto es que en el resto de los países centroamericanos el impuesto de ingreso a la leche en polvo es del 15%, mientras que en Costa Rica es de un 60%”, agregó Pozuelo.

Ernesto Villalobos
[email protected]
Ver comentarios