Logo La República

Jueves, 22 de agosto de 2019



GLOBAL


Indígenas ganan pulso al Gobierno

| Jueves 18 junio, 2009



Tras dos meses de manifestaciones en Perú
Indígenas ganan pulso al Gobierno
Paquete de legislación regulaba el uso y explotación de los recursos hídricos y naturales de la selva peruana

Lima
EFE

El Gobierno peruano entregó ayer al Congreso una propuesta para derogar dos polémicas leyes que los indígenas amazónicos consideran lesivas a sus intereses, al tiempo que reconoció errores de comunicación en un conflicto que se ha saldado con 34 muertos.
“Entrego a nombre del Gobierno esta propuesta de derogatoria. Si hay un precio que pagar, no interesa pagarlo porque el Perú está primero que todos nosotros”, dijo el primer ministro Yehude Simon al presidente del Congreso, Javier Velásquez, en la ceremonia de entrega simbólica a la que acudió la prensa.
Se trata de los polémicos decretos 1090 y 1064, que fueron aprobados junto a casi un centenar de normas para adecuar a la legislación peruana el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, que entró en vigor a principios de año.
Estos decretos, que forman parte de un paquete de leyes que motivaron hace dos meses el inicio de una protesta indígena, regulan el uso y explotación de los recursos hídricos y naturales de la selva, incluidos los recursos gasísticos, petroleros y madereros.
Según los indígenas, dichos decretos contravienen su derecho a ser consultados antes de su aprobación, tal como lo establece el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, suscrito por Perú.
Simon, quien anunció que renunciará a su cargo una vez que se tranquilice el país, admitió que el Gobierno cometió errores de comunicación en el conflicto con los indígenas.
Por ello, pidió a los legisladores que se atiendan las necesidades de los indígenas, que consideran que los decretos también afectan al medio ambiente y su derecho sobre la tierra, y hacer “lo que más le conviene al Perú, sin dejar de lado a los empresarios”.
“De repente, hemos dado pasos adelante y pasos hacia atrás; pero era importante hacerlo. Los peruanos quieren la paz”, admitió Simon, quien acudió al Congreso acompañado por los titulares de Comercio Exterior, Mercedes Aráoz, el del Ambiente, Antonio Brack, y una veintena de representantes indígenas ataviados con su indumentaria tradicional.
Desde que empezaron las protestas hace dos meses, el Gobierno defendió las cuestionadas leyes e incluso acusó al “comunismo internacional” y al presidente boliviano, Evo Morales, de incitar a los indígenas.
Se prevé que la alianza conservadora Unidad Nacional y la Alianza por el Futuro, del ex presidente Alberto Fujimori, voten previsiblemente mañana contra la derogatoria de las leyes.
El primer ministro ha sido cuestionado, por un lado, por los nacionalistas por el manejo del conflicto y, por otro, por los conservadores y fujimoristas que se oponen a la derogatoria.
Simon aseguró que con la derogatoria, el Gobierno cumple con su compromiso para lograr una solución al conflicto y que “nunca más se repitan” los hechos violentos registrados en Bagua el 5 de junio cuando la Policía intentó desalojar a los indígenas que bloqueaban una carretera.
“No más muertos, no más sangre, el Perú está primero”, afirmó el primer ministro, en alusión a los enfrentamientos en los que perdieron la vida 24 policías y diez civiles.
En tanto, el principal líder de las protestas amazónicas, Alberto Pizango, viajó ayer hacia Nicaragua, país que le otorgó asilo político después de que se le acusara de los delitos de motín, sedición y apología del delito en agravio del Estado por los incidentes violentos.
Pizango llamó a la “insurgencia” durante las protestas.

Lazos estrechos

Bogotá
EFE

Los ministros de Relaciones Exteriores de Colombia y Bolivia, Jaime Bermúdez y David Choquehuanca, respectivamente, destacaron ayer en Bogotá el estado de sus nexos comerciales y de cooperación en asuntos de medio ambiente, cultura y lucha contra el narcotráfico.
“Colombia ha pasado de (importar) $50 millones a más de $100 millones, un esfuerzo importante que se ha hecho. Y Bolivia, otro tanto, con un incremento de más del 60% (de las importaciones)”, precisó Bermúdez.
Los dos ministros comparecieron en una rueda de prensa en Bogotá, en el transcurso de una visita de Choquehuanca.
Ambos suscribieron documentos de los trabajos de una Comisión Mixta de Cooperación y una Declaración Conjunta.
Bermúdez destacó también que Colombia tiene toda la voluntad de trabajar de la mano con Bolivia para profundizar la relación bilateral.