Impuesto a enrgía, propone España
Enviar
Impuesto a enrgía, propone España

El plan de Mariano Rajoy de gravar a los consumidores de energía y servicios indica que España se propone por primera vez recaudar efectivo a partir de energía renovable, lo que constituye un golpe a un sector que ya sufre una reducción de subsidios.
El primer ministro dijo el pasado jueves al parlamento que impondría un gravamen para distribuir el gasto de cerrar la brecha entre costos y ganancias en el sector eléctrico del país, que ha acumulado deudas de 25 mil millones de euros ($31 mil millones).
Extender la red del tesoro para abarcar la energía solar y eólica forma parte del paquete de austeridad de Rajoy de 65 mil millones de euros destinado a reducir el déficit. Desarrolladores y administradores de fondos desde HSBC Holdings Plc hasta Deutsche Bank AG presionan al parlamento para que limite la magnitud de los impuestos y afirman que un aumento de impuestos podría llevar a empresas a la quiebra.

“Los nuevos impuestos que se analizan son astronómicos”, dijo Miguel Salis, máximo responsable ejecutivo de Eolia Renovables SA, una firma de desarrollo de granjas eólicas y solares. “En el caso de esas plantas, representan entre el 9 y el 20% de las ganancias brutas, lo que crearía varios problemas, entre ellos muchos impagos de plantas solares”.
El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha dicho que instrumentará una estrategia de energía que cubra los sectores renovable y nuclear, así como la llamada brecha tarifas-déficit, para mediados de año. La última reunión de Gabinete antes del receso de verano está prevista para el 27 de julio.
Las declaraciones de Rajoy al Congreso no detallaron qué tecnologías serán las más afectadas, lo que lleva a las empresas y grupos de presión del sector a especular sobre la magnitud del impuesto y quién tiene más que perder.
España ha aumentado el precio de la electricidad en dos ocasiones en lo que va del año y ahora apunta a extender el programa de austeridad a los efectos de que abarque más industrias. El déficit tarifario ha crecido alrededor de 3 mil millones de euros por año, sobre todo debido a los 7 mil millones de euros de subsidios a la energía limpia.
“Las soluciones a ese problema insostenible son una combinación de mayores precios de la energía, menores costos de generación y conexión y posibles medidas fiscales”, dijo en una entrevista Peter Sweatman, que dirige la firma consultora madrileña Climate Strategy S.L.
En diciembre de 2010 el gobierno instituyó un impuesto de 50 céntimos de euro por megavatio-hora a los productores tradicionales de energía. Si bien redujo la cantidad de horas por año por las que los desarrolladores pueden obtener tarifas subsidiadas, no ha extendido los impuestos a la generación de energía más allá de carbón, petróleo y gas natural. Las energías renovables, la hidroelectricidad y la energía nuclear se encontraban exentas.

Bloomberg

Ver comentarios