Enviar
Usuarios autosuficientes reducirían demanda de plantas térmicas
Hogares y empresas tras energía limpia
“Sobrantes” de energía se sumarían a la Red Eléctrica Nacional
Una iniciativa dirigida a hogares y empresas de fuera del área metropolitana busca bajar al mínimo el porcentaje de electricidad generado en plantas que funcionan con diésel.
El proyecto, impulsado por el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), procura que los dueños de hogares o empresas generen ellos mismos la energía que consumen, a partir de fuentes renovables.
Los cálculos que se han hecho señalan una enorme viabilidad para el proyecto, en busca de reducir facturas eléctricas en los hogares, o costos de operación en las industrias.
La generación eléctrica limpia reduciría la producida en plantas térmicas, que en la actualidad representa el 4,86% del total que demanda el país.
La iniciativa abarca generación a partir de la luz solar, por turbinas pequeñas movidas por el viento o equipos hidráulicos a escala, para el autoconsumo.
“El plan busca abrir una puerta que permita a esas personas actuar responsablemente y consumir energía limpia, y lo más positivo de todo, es que si se dieran ‘sobrantes energéticos’ (producción por encima del consumo de cada generador), se sumaría a la Red Eléctrica Nacional, para ser ‘devuelta’ posteriormente al usuario”, indicó Alexandra Arias, coordinadora de proyectos de la Unidad de Servicio al Cliente de Electricidad del ICE.
A pesar de ello, es consciente de que la principal limitante será la inversión inicial para los interesados.
Por ejemplo, para producir 600 kilowatts por hora (consumo habitual de una casa grande, con secadora de ropa, lavadora de platos y tanques calentadores de agua, o bien de un abastecedor pequeño), la inversión inicial para instalar paneles solares, podría oscilar entre $10 mil y $20 mil, dependiendo del tipo de tecnología que se decida adquirir.
De momento hay al menos una veintena de proveedores que coinciden en la excelente oportunidad que esto representa para el país.
“Lo planteado por el ICE responde a un interés por generar energía limpia y reducir costos para quienes realmente estén interesados”, señaló Paul Wright, gerente de Mercadeo y Ventas de Consenergy, S.A., una de las firmas que trae al país equipo para generar energía limpia.
No solo el gobierno podría subvencionar los equipos, sino que los bancos deberían abrir líneas de crédito para que la gente se sume a iniciativas como esta, agregó Wright.
“Con un equipo básico, la inversión inicial se recupera en siete años, y la vida útil del equipo es de 25 años; esto dice que a partir del octavo año de haberse instalado, la energía que produzca será ganancia”, confirmó Wright.
La luminosidad de la que goza el país, por su ubicación geográfica, es muy reconocida. A partir de esta las locales duplican las horas luz de países como Alemania y Holanda.
Actualmente, el país germánico genera un 15% de su electricidad en celdas fotovoltaicas, mientras que los holandeses ya suman un 45% del total eléctrico que consumen.
El plan piloto del ICE recibirá solicitudes de admisión hasta octubre de 2012, y los participantes deben llenar un solo requisito: ser clientes del área eléctrica del ICE.

Ernesto Villalobos
[email protected]
Ver comentarios