Hogares ticos tienen menor poder de compra
Enviar

Ingresos crecieron un 2,1%, mientras que la inflación subió a un 4,6%

Hogares ticos tienen menor poder de compra

Recontratación con menores salarios afecta ingreso de las personas

No solo los pobres, sino también los ricos y las personas de clase media tuvieron una baja en su poder adquisitivo, ya que sus ingresos crecieron menos que la inflación.
El promedio de los ingresos de todos los hogares del país subió un 2,1% en junio de este año, con relación al mismo mes de 2013. La inflación interanual para ese periodo fue del 4,6%, lo cual implica que su poder de compra cayó un 2,5%.
Tanto en el primer quintil, donde se ubica el 20% de los que menos ganan, como en el quinto, que son los que tienen mayores ingresos, fueron los segmentos que tuvieron un menor crecimiento. Estos datos se reflejaron en la Encuesta Nacional de Hogares 2014, publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).
Las razones para este decrecimiento son distintas para cada uno de los quintiles. El segmento de bajos ingresos está influenciado por una alta informalidad y un mayor desempleo, cosa que no ocurre con los otros grupos, según explicó Floribel Méndez, gerente del INEC.
“El mercado laboral tiene una gran influencia en los resultados”, agregó.
El segmento que más gana tiene otras fuentes, como rentas de capital, alquileres y transferencias.
En el país se presenta un fenómeno que investigadores de la Universidad Nacional señalan como “precarización” de los ingresos, en el cual se da una reducción de los salarios por saturación del mercado laboral en algunas áreas.
Al haber mayor oferta de recurso humano, las empresas despiden a sus trabajadores y contratan nuevos con salarios más bajos. En tanto, los funcionarios despedidos encuentran empleo, pero con una remuneración menor a la que tenían.
En un anterior estudio sobre empleo, elaborado por el INEC, se observó el fenómeno de una disminución de altos ejecutivos y gerentes y un mayor crecimiento en personal de menor rango. Si bien no contabilizaron como desempleados, muchas de estas personas tuvieron una caída importante de sus ingresos, lo que afectó su calidad de vida.
No necesariamente la situación del empleo se deba a un bajo crecimiento económico. El país crece a un ritmo interanual del 4%, asegura Welmer Ramos, ministro de Economía.
“El problema es el modelo económico que hay que cambiar, el que actualmente tenemos es concentrador del ingreso”, señaló Ramos.
Fomentar la microempresa, mejorar la educación técnica, atraer inversión que propicie encadenamientos con empresas locales y hacer una buena distribución de los programas sociales son algunas propuestas que plantea el Ministro para cerrar la brecha de pobreza y mejorar el ingreso de todos los ciudadanos.
Otro problema que afecta el nivel de ingresos es la informalidad. El 72% de las personas de menores ingresos cuenta con trabajos ocasionales, están subempleadas y no están cubiertas por el seguro social, exponiéndose a una situación de vulnerabilidad.
“El sector empresarial reitera el llamado a las autoridades para promover la formalidad en Costa Rica, pues son empresas que no pagan impuestos o cargas sociales ni salarios mínimos, afectando así el ingreso familiar de los costarricenses”, dijo Ronald Jiménez, presidente de Uccaep.
El segmento más pobre también es el que posee menor escolaridad. Sus miembros estudian tres años menos que las personas fuera del nivel de pobreza, apuntó el INEC.


 

Rodrigo Díaz
[email protected]


Ver comentarios