Enviar
Mediante una alianza con los recursos hídricos pretenden aprovechar mejor las fuentes de generación
Hidroeléctricas apuntan a la conservación

• Educar e incentivar una cultura ambientalista y de reciclaje son parte de las necesidades

Natasha Cambronero
[email protected]

La tendencia de protección al ambiente llegó también al sector eléctrico nacional. Mediante programas de conservación que involucran no solo a los trabajadores sino también a las comunidades, diversas empresas del sector hidroeléctrico han comenzado a comprometerse con la naturaleza.
Con este objetivo, en San Carlos, la empresa O&M Eléctrica Matamoros, Hidroeléctrica Platanar y la Empresa Eléctrica Matamoros, por medio de sus plantas hidroeléctricas El Carmen, Hospital, Cedral y Platanar, además de abastecer con electricidad a Ciudad Quesada, implementan una serie de acciones para cuidar el ambiente e incentivar una cultura de reciclaje entre sus vecinos.
“Hemos dedicado muchos recursos técnicos y humanos para capacitar a nuestro personal y educar a las comunidades aledañas al proyecto, queremos mantener una alianza estratégica con el bosque y la cuenca ya que so
n la materia prima que necesitamos; por ello hemos desarrollado la conciencia de protegerla y preservarla para perpetuar el desarrollo y el funcionamiento de las plantas hidroeléctricas”, aseguró Javier Matamoros, gerente de planta de O&M Eléctrica Matamoros.
Además, cuentan con el programa de Pagos por Servicios Ambientales, que por medio del Fondo Nacional de Areas de Conservación y el Sistema Nacional de Areas de Conservación, pagan una cantidad de dinero a los propietarios de terrenos en las inmediaciones del río Platanar para que se comprometan a no deforestar el bosque y así asegurarse la afluencia de agua en la cuenca.
Mediante el Hidro-Tour, un recorrido por las plantas y embalses de las compañías, intentan implementar entre los jóvenes y niños una cultura que permita que valoren los recursos y eviten su deterioro.
Igualmente, elaboran campañas de reciclaje con todos los desechos sólidos que recogen en las afluencias del río Platanar y así disminuyen su grado de contaminación.
Estas labores han permitido que alrededor de 800 hectáreas de bosques sean conservadas y disminuir al mínimo las áreas deforestadas en la región.
“La energía renovable es el único recurso con que cuenta Costa Rica y hoy día cuesta de cinco a diez veces más barato que la térmica; además la podemos trabajar sin contaminar el ambiente, sin importar hidrocarburos y sin perder divisas”, afirmó Mario Alvarado, director ejecutivo de Asociación de Cogeneradores Privados de Electricidad.
Obtener energía a través de plantas hidroeléctricas permite reducir el impacto en los costos que genera la producción de electricidad mediante el petróleo.
Producir un kilovatio en el país por medio de este tipo de plantas cuesta 7,3 centavos de dólar, mientras que la generación térmica va desde los 35 hasta los 45 centavos.
Ver comentarios