Herediano carga con la presión
Enviar
Herediano carga con la presión
Terminar con casi dos décadas de espera por el título es prácticamente una obligación para el conjunto rojiamarillo

Esta noche arranca la final del campeonato nacional, con un claro favorito al título, el Herediano, que tiene la obligación de quitarse de encima el último escollo que lo separa del trono. No obstante, al frente tendrá a un Santos de Guápiles, que, aunque muy pocos apostaban que llegaría a estas instancias, su presencia y el hecho de haber sacado de la competencia al Saprissa, son suficientes atestados para permitirles soñar con el título.
Será un partido interesante en lo táctico. Del lado florense Odir Jacques, que nunca renuncia a su estilo ofensivo, a ir por los partidos, a no especular, a tratar de escribir con goles su historia; por el otro, César Eduardo Méndez, un técnico inteligente y estudioso, que si vio con atención el primer juego de la semifinal Pérez-Herediano, en el Rosabal Cordero, podría sacar interesantes conclusiones que le ayuden a parar a su equipo para el juego de esta noche (8 p.m. en el Rosabal Cordero).

“Decir si voy a ser ofensivo o no es especular. Pero si estamos en la final es porque siempre hemos apostado al fútbol ofensivo y por ir a buscar el partido, cosa que yo nunca voy a negar”, expresó Jacques, quien está consciente de la importancia de un gol tempranero, que destruya el guion del rival y le abra el partido a su equipo.
Del lado de Santos se espera a un equipo que complique el accionar del rival, que les reduzca los espacios a hombres como José Carlos Cancela y al resto de volantes florenses, para que no logren subir el balón hacia Víctor Núñez y Jorge Barbosa y que pueda contragolpear contra el marco florense, con su principal arma, su hombre gol, Cristian Lagos, buscando acciones como la de la semana pasada, con la que dejó por fuera al Saprissa. En cualquiera de los dos casos, una anotación enseñará el camino que se ha de seguir en el partido y en la serie.
El viernes por la tarde los heredianos afinaban detalles para el juego, en medio de un ambiente de fiesta en Heredia en el que la afición rojiamarilla vuelve a tener esperanza, aunque no deja de reflejar cierto temor, puesto que la experiencia les dice que no se puede cantar victoria antes de tiempo, y eso ya ellos lo comprobaron en carne propia.
Pesa sobre el club la sombra del embargo de la taquilla, algo que los abogados del Herediano todavía pelean como “no procedente”, pero que por otro lado la Caja ya tiene encaminado, convirtiéndose en el punto oscuro para los locales de esta final.
Mientras tanto, en la acera de enfrente, el departamento de prensa del Santos de Guápiles informó que el viernes tenían planificada una caravana por todo el cantón, mientras tanto el equipo seguía concentrado en el Hotel Corobicí y tenían planificado su último entrenamiento, al final de la tarde, en el Estadio Morera Soto, a puerta cerrada.
Todo está dicho, hay muy poco que inventar y por lo demás hablarán los actores este sábado a partir de las 8 p.m.; que se mueva el balón porque el trono espera por un nuevo campeón.

Luis Rojas
[email protected]

Ver comentarios