Habilitó nuevo campamento en Santa Cecilia, La Cruz
Alejandra Esquivel R. Para LA REPÚBLICA
Enviar

COLABORACIÓN ESPECIAL: Vilma Ibarra

En un intento adicional por paliar las insalubres y peligrosas condiciones de miles de migrantes haitianos y africanos ubicados muy cerca de la línea fronteriza de Peñas Blancas, el Gobierno habilitó un nuevo campamento en la comunidad de Santa Cecilia, cantón de La Cruz.

“Ya comenzamos la instalación de las carpas. Tendrá espacios ordenados, agua, electricidad, duchas, zonas de lavado, cabañas sanitarias, área de fogones”, anunció Mauricio Herrera, el ministro de Comunicación.
El nuevo albergue tendrá espacio para 400 personas y podría duplicar su capacidad si se permitiera la instalación de tiendas o covachas personales.


Debido a que la capacidad es muy limitada para las necesidades existentes, Herrera indicó que el propósito gubernamental es contar al menos con dos campamentos más de igual capacidad en poco tiempo.
El titular de Comunicación de la administración Solís, reconoció que las condiciones del acampado Deldu en la propia guardarraya entrañan peligro de incendio y crisis sanitaria, pero dijo que por ahora seguirá habilitado con “mayor presencia policial y reglas claras de comportamiento”, además de que se mantendrá una traductora en el sitio.
“El traslado al nuevo espacio en patios es en primer lugar para los que están a la orilla del camino”. Esto es una medida para intentar paliar la instalación de plásticos a lo largo de la calle principal que llega a la línea fronteriza. El también Coordinador Interinstitucional de la crisis migratoria, aseguró que “apenas se afloje un poco Deldu meteremos más agua, zona de duchas y zona de fogones que funcionarán el tiempo que sea necesario mientras esté abierto ese lugar”.
Herrera anunció que a más tardar el 10 de noviembre el Deldu “deberá estar operando a mínima capacidad o estar clausurado”. Actualmente, en el denominado acampado de Deldu, hay unos 2.500 migrantes sin comida ni otros insumos básicos.


Ver comentarios